Elecciones en la UOM: metalúrgicos ratificaron el liderazgo de Antonio Caló

Elecciones en la UOM: metalúrgicos ratificaron el liderazgo de Antonio Caló

El dirigente fue reelecto en la seccional porteña, y esta semana renovará su cargo a nivel nacional. De las 54 seccionales, hubo lista única en 41. Habrá cambios en el secretariado, por la salida de algunos históricos dirigentes, como Juan Belén. La oposición, entre la resignación y las quejas por el sistema de votación.

Luego de su salida consensuada de la CGT, para Antonio Caló lograr el apoyo de los afiliados de la UOM era una tarea muy importante. Golpeado políticamente por la derrota de Daniel Scioli en las elecciones del año pasado, y con los fantasmas de la caída de la actividad sobre sus hombros, los últimos meses no fueron fáciles para quien soñó en algún momento un lugar de protagonismo en el peronismo futuro, y con influencia en un eventual gobierno del bonaerense. Pero Mauricio Macri fue presidente, el PJ se reacomodó sin su presencia y la CGT quedó en manos de un triunvirato cuyo hombre –Héctor Daer –responde más a Sergio Massa que a su figura. En medio de esto, su gremio votó, y lo ratificó al frente de la seccional Capital Federal, y seguramente hará lo mismo a nivel nacional, donde el próximo jueves se definen las nuevas autoridades. Desde la oposición al oficialismo destacaron el trabajo realizado, y lanzaron algunas críticas al proceso electoral.

Durante toda la semana pasada, los afiliados de la UOM eligieron nuevas autoridades en todo el país. Según informaron desde el gremio, de las 54 seccionales de todo el territorio, en 41 hubo lista única, mientras que en 12 se presentaron dos listas. En la combativa seccional de Villa Constitución se presentan tres listas. El padrón estuvo constituido por cerca de 260 mil afiliados, y además de los dirigentes se eligieron los 262 delegados que deberán elegir el nuevo secretariado general. Fuentes de la UOM dieron por descontado ante Gestión Sindical que Caló será elegido un período más. Además, agregaron que la nueva conducción no contará con la presencia de algunos históricos, como Juan “la zurda” Belén, el dirigente de Avellaneda famoso por calificar de “zurdaje” a la dirigencia de la CTA, lo que le valió su apodo.

El oficialismo en la UOM manejó las elecciones a partir del consenso en varias seccionales, y decidió de diversas maneras la forma de votar. En el secretariado nacional, con el alejamiento de Belén queda bacante la secretaría Adjunta del gremio, que podría ser ocupada por alguno de los hombres más cercanos Caló. Los nombres que se barajan son Naldo Brunelli (San Nicolás); Enrique Salinas (La Plata); Francisco Gutiérrez (Quilmes); Abel Furlán (Campana); Raúl Torres (3 de Febrero); José Luis Ortiz (Santa Fe) y Osvaldo Lobato (San Martín). El misterio se develará este 29 de septiembre, cuando en la sede porteña del gremio (ubicada en Hipólito Yrigoyen 4165) se realice el cónclave nacional.

Caló llegó a la jefatura de la UOM, uno de los gremios históricos y de mayor poder en la historia del sindicalismo nacional, en 2004, cuando falleció Lorenzo “el loro” Miguel. Llevaba trabajando con el referente de los metalúrgicos más de 40 años, cuando se conocieron en una fábrica del barrio de Mataderos. Desde ese momento, el peregrinar de Caló en el gremio fue de la mano de Miguel, por lo que su ascenso al secretariado nacional no fue sorpresa para nadie. En 2011 decidió romper con la CGT Azopardo, formar la CGT Alsina, que se mantuvo aliada al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

La reelección de Caló llega cuando algunas versiones indican que pronto tendrá que comparecer ante la justicia por una causa donde se lo investiga por el manejo de los fondos millonarios del gremio. Es que la fiscal en lo penal económico Gabriela Ruiz Morales imputó al gremialista por el manejo de unos 20 mil dólares mensuales, (el 20 por ciento de la recaudación de aportes de los metalúrgicos) que los sindicalistas, entre ellos Caló, cobraron entre 1987 y 2008. A Caló lo complicó un arrepentido: el ex jefe de sector de legales de la UOM, Segundo Pantaleón Córdoba admitió haber participado de la defraudación en el juicio abreviado por el que fue condenado en 2015 a un año y nueve meses de prisión tras ser detenido en la terminal de Buquebus cuando trataba de llevarse 800 mil dólares al Uruguay.

En tanto, desde la oposición a Caló hubo algunas críticas a los comisiones, incluyendo denuncias de fraude realizadas por agrupaciones clasistas. Nucleados en la lista Verde-Marrón, estos sectores responden a la CTA Autónoma, y enfrentaron a Caló y su lista Blanca. En la seccional de Villa Constitución el oficialismo se partió, y la lista Blanca contó con el apoyo de Naldo Brunelli, que logró ganar los comicios.

Desde el Frente de Unidad Metalúrgico denunciaron algunas maniobras irregulares durante los días de votación. Según le confirmaron a Gestión Sindical, se hicieron “maniobras de confusión y uso del nombre de listas ajenas para robar votos con guantes blancos”. Si bien reconocieron el triunfo de la lista Blanca, afirmaron que hubo un “comportamiento espurio de unos pocos”, que no opaca la elección y el desarrollo de la misma. Entre los reclamos que le hacen a Caló, figura la unidad de la UOM, que hoy se divide en dos grandes ramas: siderurgia y línea blanca. Según este espacio, esto favorece a las empresas.

Coment� la nota