Elecciones en el Soip: aún no hay un ganador y hay pedido de impugnación

Elecciones en el Soip: aún no hay un ganador y hay pedido de impugnación
Aseguran que una serie de regularidades impidió el recuento definitivo de votos. Denuncian que hubo actos de violencia, presiones y personas armadas. Exigen que se anule la votación e intervenga la justicia
Un conjunto de irregularidades cargadas de violencia, amenazas y presiones impidió que las elecciones en el Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (Soip) se desarrollaran de manera transparente. A más de 24 horas del cierre de la votación -desarrollada este viernes-, se desconoce aún qué lista será la conductora del gremio. El oficialismo y algunos sectores de la oposición exigen que se impugne el proceso electoral e intervenga la justicia para lograr que el conflicto se destrabe.

Las férreas disputas internas que atraviesan el sindicato que reúne a los trabajadores de la industria del pescado derivaron en una serie de enfrentamientos y en una elección de autoridades con final aún incierto.

Obreros y dirigentes gremiales del sector dialogaron con El Atlántico y lamentaron el triste desenlace de esta elección, aunque advirtieron que no es la primera vez que se presentan este tipo de irregularidades.

Según trascendió, hubo urnas destrozadas, robo de boletas, presiones de algunas empresas locales, personas armadas y trabajadores a los que se les impidió abandonar el edificio adjunto (obra social del sindicato) a la sede gremial situada en 12 de Octubre y Alejandro Korn, donde se fiscalizaban los votos.

Frente a lo ocurrido aún no se ha podido determinar el futuro de la conducción del Soip. No existe una determinación clara y mucho menos un ganador. Todo indica que deberán intervenir la justicia y el Ministerio de Trabajo para llevarle tranquilidad a los miles de afiliados.

El actual asesor de la comisión directiva del gremio, Mamerto Verón, dijo que “se trata de un día triste para los obreros del pescado” e informó que su nómina (Lista Azul, encabezada por Samuel Salas) “impugnó el proceso electoral” y “no hay ningún ganador”. “Creemos que deberá llamarse a elecciones nuevamente”, consignó.

En este sentido, el oficialismo planea hacer “un descargo en el Ministerio de Trabajo este lunes”. Además, pediría una prórroga para seguir comandando la entidad sindical.

Daniel Presidente (Lista Granate), Raúl Medina (Frente de Unidad Naranja-Blanco) y Cristina Ledesma (Lista Negra y Blanca) son los otros tres candidatos que aspiran a conducir el gremio.

El aspirante a secretario general por la Lista Granate reconoció que pasó “una noche terrible”: a algunos de sus compañeros se les impidió salir del edificio ubicado junto a la sede del sindicato, donde funciona la obra social del sector (Ospip).

“No hay resultado y se vivió una situación bastante desagradable producto de una serie de irregularidades en lo que hace a la recolección de urnas”, dijo en primer término Daniel Presidente al tiempo que aclaró que algunas de estas urnas intentaron ser trasladadas en motos, remises y autos particulares, cuando deberían haber sido retiradas por la Junta Electoral.

El conductor de la Lista Granate denunció además que se presentó en el lugar un grupo de gente alcoholizada, algunas personas armadas y se registraron presiones ejercidas hacia algunos de los obreros de este gremio que cuenta en Mar del Plata con alrededor de 3500 afiliados.

“Nosotros somos obreros, trabajadores y no somos matones. Lo único que queríamos es que los compañeros que habían quedado encerrados puedan llegar a sus casas con sus familias, como corresponde”, aseguró Daniel Presidente.

En esa misma línea, el candidato admitió que “las elecciones siempre son controvertidas en el Puerto”, pero instó a “terminar con estas cuestiones que realmente no le hacen bien a nadie y manchan todavía más la imagen que tiene la industria”.

Consultado acerca del modo en el que procederá la nómina Granate, el aspirante a secretario general expresó: “Nosotros repudiamos toda esta situación y creemos que lo más conveniente es impugnar la elección, anularla y hacer un nuevo llamado. Pero para que no vuelva a ocurrir lo mismo debe haber una comisión fiscalizadora, que regule la situación”.

“Ahora está todo en manos de la justicia y nosotros creemos que lo que allí se resuelva será lo correcto”, completó Presidente.

Según informaron, los presidentes de las más de 60 mesas ubicadas en distintas empresas y plantas fileteras, de envasado, salado o congelado, ingresaban las urnas a la obra social del sindicato bajo la custodia de un cordón humano. Cada vez, tras el anuncio de que una urna llegaba, se iban formando las columnas de contención.

Las opiniones están claramente cruzadas. Desde el oficialismo le apuntaron a la lista Negra y Blanca. Aseguran que “coparon el sindicato” advirtiendo que si ganaba la nómina Celeste iba a “haber quilombo”.

Sin embargo, allegados a la lista encabezada por Cristina Ledesma desmintieron estas versiones, denunciaron presiones y se mostraron en desacuerdo con el levantamiento del escrutinio. Incluso la boca de urna, pasadas las 19 del viernes, indicaba que Ledesma se había impuesto en la elección por clara mayoría.

Trabajadores cercanos a la Lista Negra y Blanca confiaron que la candidata repetía: “no se va nadie hasta que digan quién ganó”. “No se le puede regalar otra votación a los Verón porque ya sabemos lo que pasa”, deslizó uno de los obreros allegados al sector.

En resumen, la votación en el Soip fue fallida y dejó un sabor amargo para los trabajadores del sector. El futuro de la conducción del gremio es aún incierto, aunque todo indica que se realizará en breve un nuevo llamado a elecciones.

La justicia de Mar del Plata deberá ahora decidir qué ocurrirá sobre la cúpula del Sindicato Obrero de la Industria del Pescado. Pero debido a que la situación se mantiene aún por demás tensa, no se descartan nuevos enfrentamientos y cruces en el marco de las acciones que se presentarán -a partir de mañana- ante la sede local del Ministerio de Trabajo de Nación.

Tanto desde el oficialismo como desde algunos sectores opositores adhirieron al pedido de impugnación, lamentaron lo ocurrido y destacaron la necesidad de contar con una comisión fiscalizadora que trabaje codo a codo con la Junta Electoral a fin de garantizar la transparencia y el normal desarrollo de este acto, para que la próxima elección se desarrolle de manera civilizada, democrática y por fuera de las internas gremiales.

Comentá la nota