Elevado acatamiento en el paro de ayer de gremios portuarios

Elevado acatamiento en el paro de ayer de gremios portuarios
Los inconvenientes que se venían registrando en Puerto Quequén como consecuencia del cese de labores de los transportistas, se agudizaron ayer con la medida de fuerza que realizaron los recibidores de granos y los estibadores, lo cual hizo que se paralizaran totalmente las actividades en la estación marítima.

Tanto la Unión de Recibidores de Granos de la República Argentina (Urgara) como el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), demandan la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, asignaciones asignaciones familiares, una ley de ART y otra contra el trabajo tercerizado.

La medida tuvo alcance nacional y también se sumaron la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (Fempinra).

“El acatamiento en Puerto Quequén fue realmente muy elevado, lo mismo que en Bahía Blanca, Rosario y Timbúes”, expresó el secretario general de la seccional local de Urgara, Juan Peralta.

En el caso de nuestro medio, estimó que el paro de ayer abarcó unos 200 trabajadores, entre ellos, a quienes prestan servicios en la terminal de embarque de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), en control y exportación, y a los eventuales que cargan los buques. “Sin la firma de ellos no pueden zarpar los barcos”, acotó el dirigente.

También comprendió a la Cámara de Cereales y Productos de Bahía Blanca, dado que la incluye el convenio 407 de Urgara.

Sin mercadería

Si bien los estibadores se plegaron a la medida de fuerza, en fuentes portuarias se señaló que desde hace varias jornadas se carece de existencia de mercadería como consecuencia del conflicto que se mantiene con los transportistas, lo cual impide el arribo de cereal a las terminales y centros de acopio.

Mientras tanto, en el interior de Puerto Quequén permanecen amarrados tres buques: en el giro 1 de carga directa se halla el “Peral Seas” (está desde el 4 del corriente) para recibir 15.000 toneladas de harina de soja para Indonesia; en el giro 10 se encuentra el “Scarlett” (desde el mismo día que el anterior) con 16.000 toneladas de fertilizante y, en el giro 3, lo hace el “Endless” (arribó el 8 del corriente) para albergar en sus bodegas 15.750 toneladas de maíz para Arabia.

Las dificultades operativas motivaron que se continúen acumulando buques en rada, ya que hasta ayer había una decena de navíos aguardando la autorización para ingresar a la estación marítima. La mitad de las embarcaciones mencionadas contempla la carga de maíz para Japón, China y Malasia; de soja para Venezuela y Taiwán; de cebada para Brasil y de pellets de girasol para Uruguay.

En tanto, hay 12 buques anunciados en lo que resta de julio, predominando los que tienen previsto recibir maíz, mientras que otros cargarán soja, harina de soja y pellets de soja.

En fuentes del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén se indicó que, pese a los mencionados inconvenientes, el volumen de carga en el primer semestre fue importante, dado que se embarcaron 3.790.000 toneladas, una cifra similar a la del mismo período del año anterior.

A esto se le debe sumar que entre los buques en espera y los anunciados se superarán las 400.000 toneladas

Comentá la nota