Las empleadas domésticas ya no quieren "cama adentro"

Las empleadas domésticas ya no quieren "cama adentro"
Desde el sindicato que las ampara aseguraron que esa práctica remite a la “idea de criada”. En Córdoba, hay unas 7 mil trabajadoras bajo esa modalidad.
El Sindicato del Personal de Casas de Familia de Córdoba (Sinpecaf) ya no quiere que haya empleadas domésticas trabajando bajo la modalidad “cama adentro”. Así se lo dijo a Día a Día Alcira Burgos, apoderada de la entidad que representa a unas 70 mil trabajadoras de casas particulares en toda la provincia.

“Yo me ilusiono con que algún día ya no exista la ‘cama adentro’. Es una relación laboral que remite a la esclavitud, a la idea de criada. No se puede estar todos los días y a toda hora a disposición de otra familia”, dijo Burgos, quien aseguró que todavía hay muchas domésticas en Córdoba empleadas bajo esta modalidad.

10 por ciento. De acuerdo a los datos del Sinpecaf, carca del 10 por ciento de las empleadas domésticas de Córdoba está “cama adentro”, lo que representa alrededor de 7 mil trabajadoras, la inmensa mayoría en condiciones de informalidad. “En el ‘cama adentro’ no todos respetan los horarios de descanso. Además, no le permite a la mujer constituir una familia, por eso la mayoría son mujeres solas, ya sea separadas de sus maridos o solteras”, aseguró la referente del Sinpecaf.

Según la escala salarial vigente, hay dos categorías de empleo “cama adentro” en Córdoba: la segunda y la tercera. En el primer caso, la empleada debe realizar todo tipo de tareas domésticas, ya sea cocinar, limpiar, lavar la ropa, planchar, entre otras. Esa categoría cobrará a partir de la aplicación de la nueva escala salarial (ver aparte) 2.931.14 pesos por mes. En el segundo caso, el trabajo es parcial, vale decir, sólo debe realizar dos tareas: o cocinar y lavar, o limpiar la casa y planchar, u otras combinaciones. Esa categoría estará remunerada desde noviembre con 2.863,60 pesos por mes.

Además del salario, los empleadores deben proveer a estas trabajadoras de un espacio de descanso y de la comida diaria. Las empleadas “cama adentro” deben trabajar seis días a la semana, las 24 horas de cada jornada, teniendo únicamente el domingo de descanso.

“Eso dice la ley, pero nosotras conseguimos en Córdoba que el franco comience el sábado por la tarde. Pero sigue siendo un exceso”, entiende Burgos.

Según la dirigente del Sinpecaf, si bien hay empleadas “cama adentro” contratadas por familias de distinto nivel socioeconómico, la mayoría de ellas trabajan en hogares de estratos medio-altos y altos. “Yo diría que el grueso de estas trabajadoras están los countries y barrios cerrados de Córdoba”, afirmó.

En el caso de los caseros, por lo general viven en un departamento separado de la casa que deben cuidar. Las empleadas mujeres, en cambio, tienen a su cargo tareas de limpieza y suelen descansar en una pieza integrada a la casa de los empleadores. Muchas veces, tienen un baño independiente.

“Además –explicó Burgos–, esta modalidad de empleo puede facilitar situaciones de abuso por parte de algunos patrones, como sucedía en la época de la colonia, cuando los señoritos se iniciaban sexualmente con la criada de la casa. Por suerte, eso ocurre mucho menos en la actualidad, pero a veces pasa y no se conoce”.

Identidad: "hogar". Ni empleadas domésticas, ni trabajadoras de casa de familia. El gremio quiere que se las llame “trabajadoras de hogar”.

A la espera del 872. Las empleadas domésticas siguen aguardando que el Senado de la Nación termine de convertir en ley el mentado proyecto 872, que regula los derechos y obligaciones del sector en todo el país.

La iniciativa pasó por Diputados, y en la Cámara alta sólo fue aprobada en general, restando su votación en particular para ser sancionada con fuerza de ley.

El proyecto otorga a estas trabajadoras el derecho a días de licencia por maternidad y la cobertura de Aseguradoras del Riesgo del Trabajo (ART), entre otras cuestiones.

En pausa. “Lo escribimos nosotras, desde Córdoba, y lo presentó el Gobierno nacional. Nosotras queremos que sea tomado como una cuestión de Estado”, reclamó Alcira Burgos, del Sinpecaf.

Categorías y sueldos

»De acuerdo a la nueva resolución del Ministerio de Trabajo, la escala salarial del empleo doméstico se incrementa un 25 por ciento a partir del 1º de noviembre.

»Con el aumento, el monto mínimo de la hora trabajada que fija la cartera laboral pasa de 15,65 a 19,57 pesos. En el mercado de Córdoba, por oferta y demanda, suele pagarse 22 pesos, que ahora se irán a 27,50.

»La categoría sexta, con retiro a las 12, pasa de 1.705,40 a 2.131,35 pesos por mes, en tanto que la quinta, se va de 2.054,64 a 2.568,30 pesos mensuales.

Las dos categorías “cama adentro” (segunda y tercera) se irán a 2.931,14 y 2.863,60 pesos por mes, respectivamente.

Ayuda: Sinpecaf. El sindicato funciona en Sucre 466, de lunes a viernes, de 8 a 19. Allí se asesora tanto a empleadas como a empleadores.

Comentá la nota