Los empleados de la AFIP amenazan con endurecer las medidas de fuerza

A la falta de respuestas a los reclamos salariales y laborales, se sumó la posibilidad de que a los empleados del organismo les reduzcan el monto que perciben como estímulo en función a la recaudación. Denuncian que Echegaray quiere convertir al ente “en un brazo ejecutor de las presiones del Gobierno contra quienes opinan distinto”.
22/07/2012 10:42 PM | El malestar con las políticas que lleva adelante el titular del organismo, Ricardo Echegaray, sumado a la falta de respuestas a un conjunto de reclamos laborales y salariales, amenazan con agravar el conflicto que, desde diciembre de 2011, protagonizan los empleados de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

A mediados de la semana que comienza, la Asociación de Empleados Fiscales e Ingresos Públicos (AEFIP) concretará en la Capital Federal un plenario de delegados de todas las seccionales del país, donde "se analizará la posibilidad de endurecer el plan de lucha", según confirmó a EL SIGLO Manuel Núñez Ingrao, vocero del gremio en Tucumán.

El dirigente advirtió que "si no hay respuestas a los planteos que se vienen realizando desde diciembre, cuando comenzó el conflicto por la modificación en el horario de atención dispuesto de manera intempestiva por Echegaray, es posible que se convoque a un nuevo paro para la última semana de julio".

El sindicalista sostuvo que "la situación no cambió en absoluto" desde el último paro total de actividades por 24 horas concretado el pasado viernes 13 de julio. "Las autoridades siguen sin dar ningún tipo de respuesta a los planteos de los trabajadores. Por eso seguimos recorriendo todos los días las oficinas, realizando asambleas para informar a los empleados sobre esta situación", acotó.

Núñez Ingrao reconoció que "la pelea es cada vez más dura y estamos frente a un conflicto que se extenderá por mucho tiempo, porque Echegaray en lugar de dialogar para buscar una salida al conflicto, sigue avanzando sobre los derechos adquiridos de los trabajadores, en represalia a todas las acciones de protesta que venimos llevando adelante".

Como se recordará, el conflicto se inició el 22 de diciembre, cuando la AFIP resolvió establecer un horario de atención unificado en todo el país, tomando como eje el que regía en Buenos Aires: 10.00 a 18.00 en verano y de 9.00 a 17.00 en invierno (antes en Tucumán se atendía de 7.00 a 15.00).

"Este horario que perjudica a todos, tanto a los trabajadores como al contribuyente, se mantiene firme, porque Echegaray no quiere escuchar los reclamos ni la propuesta que hicimos desde el gremio para que se busque un horario intermedio, de 8.00 a 16.00", apuntó el dirigente.

Salarios

Otro de los motivos del plan de lucha que lleva adelante AEFIP es la falta de respuestas al reclamo para que se realice una paritaria salarial.

En este sentido, Núñez Ingrao recordó que, por decisión de Echegaray, se evitó una negociación interna y se dispuso que a los trabajadores de la AFIP se les otorgue una mejora salarial del 20 por ciento en dos cuotas. "Decidieron unilateralmente desde la AFIP dar ese 20 por ciento en dos partes, que fue rechazado por AEFIP y que aceptó el gremio de la Aduana (SUPARA), pero cuando llegó el pago del primer mes con el aumento, las boletas de sueldo llegaron apenas con un 5 por ciento de incremento", sentenció.

Sobre el mismo tema, el gremialista apuntó que "según Echegaray ese mínimo porcentaje de aumento dispuesto en los organismos que dependen directamente de él es a cuenta, hasta que al organismo le habiliten los recursos de la Nación, pero no podemos creerle a quien ni siquiera respetó lo que firmó".

Nafta al fuego

El representante de los trabajadores de la AFIP en Tucumán reconoció que "la pelea es cada vez más dura y vemos un conflicto que se extenderá por mucho tiempo, porque Echegaray en lugar de dialogar para buscar una salida al conflicto, sigue avanzando sobre los derechos adquiridos de los trabajadores".

En este sentido, Núñez Ingrao confirmó a este diario que "hay un fuerte rumor de que pretenden aplicar una reducción del fondo de jerarquización, que es una especie de estímulo que se les paga a los empleados de todos los órganos recaudadores, y que en el caso de AFIP se cancela mensualmente, de acuerdo al índice de recaudación".

Según el dirigente, "estarían pensando en reducir ese fondo, que equivale a la mitad del sueldo que perciben los trabajadores del organismo, en un 40 por ciento, lo que implicaría lisa y llanamente una baja del 20 por ciento en nuestros ingresos".

"Esto es grave, porque en lugar de pelear por un aumento, como lo venimos haciendo, nos obligarían a empezar a luchar para que no nos bajen los salarios", razonó.

Otros reclamos

Por otro lado, Núñez Ingrao admitió que "tampoco hay ninguna respuesta de las autoridades sobre el reclamo de los concursos para el nombramiento del personal jerárquico, que le ponga fin a las designaciones a dedo en todas las delegaciones regionales, ni respecto a la cobertura de los cargos vacantes o sobre la carrera administrativa.

A propósito, el dirigente de AEFIP recordó que "en abril, cuando se hizo la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo, Echegaray se había comprometido a resolver todos y cada uno de esos planteos en un plazo de 90 días. No cumplió para nada con lo que había prometido y no hay señales de que vaya a hacerlo próximamente", denunció.

“Un brazo ejecutor del Gobierno”

Otro de los aspectos que ya convirtieron en crónico al conflicto de la tiene que ver con las políticas persecutorias que impusieron las autoridades.

Desde hace meses los empleados del organismo en Tucumán vienen planteando la persecución que ejercen desde la Delegación Regional, siguiendo los lineamientos establecidos por Echegaray, contra los empleados que vienen reclamando por sus derechos.

Dicha metodología, que también se aplica contra los contribuyentes, quedó evidenciada cuando inspectores de la AFIP "visitaron" la panadería de la dueña de un comedor comunitario de Banda del Río Salí donde 24 horas antes el periodista Jorge Lanata había emitido su programa criticando al Gobierno.

Según consideró el dirigente de AEFIP Manuel Núñez Ingrao, "Echegaray quiere convertir a la AFIP en un brazo ejecutor de las presiones del Gobierno contra quienes opinan distinto. Eso es algo a lo que el organismo no estaba acostumbrado, porque era autárquico y trabajaba con lineamientos fiscales y tributarios y no siguiendo órdenes políticas", lanzó el representante de los empleados del organismo en nuestra provincia, para terminar.

Otro ejemplo de esa política persecutoria la dio hace unos días la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuando por cadena nacional le pidió Echegaray, que investigue a al dueño de una inmobiliaria que había trazado un panorama negativo de la actividad en una entrevista con el diario Clarín.

En su reciente visita a Tucumán, el senador radical, Ernesto Sanz, al referirse a ese hecho, denunció que el Gobierno “usa a la AFIP para perseguir al que piensa distinto, como la Gestapo”.

Comentá la nota