Empleados del IPV en pie de guerra para defender el “fondo estímulo”

Empleados del IPV en pie de guerra para defender el “fondo estímulo”
El Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) concretaron ayer una asamblea en señal de protesta porque el organismo incorporó personal con punto índice (planta política), al que se le hará extensivo el “Fondo Estímulo” con lo que duplicarán casi un ciento por ciento sus ingresos en relación con lo que cobran empleados de planta permanente.
Los trabajadores determinaron presentar una nota pidiendo “ecuanimidad” y al mismo tiempo una audiencia con la gobernadora Lucía Corpacci.

El secretario adjunto a cargo del gremio, Orlando Lugones, manifestó que el malestar de los trabajadores proviene del decreto firmado por la gobernadora el pasado 27 de julio, por el cual se amplía el número de directores dentro del organigrama de cuatro a siete, y se los incorpora con índice a depender del presupuesto del IPV, cuando entienden que es un ente autárquico del Estado provincial. “Ahora estas personas están pidiendo cobrar el fondo estímulo y si se tiene en cuenta que un índice 1 cobra alrededor de 8 mil pesos, con el incentivo duplicarán sus ingresos y llegarían a superar los 18 mil pesos”, graficó.

Los trabajadores no quieren que se siente un precedente con este decreto provincial porque, a partir de los importantes ingresos que perciben por el fondo, “todos van a querer venir al IPV a trabajar y con índice”. En ese aspecto subrayan que no se oponen a que cobren este beneficio, pero que lo hagan como empleados de planta permanente.

El malestar se originó porque la nueva administración a cargo de Dante López Rodríguez amplió el número de directores que no están contemplados en el organigrama, pero además incorporó el punto índice tal como se paga en distintos ministerios del Ejecutivo provincial. “El IPV nunca pagó índice porque los supervisores y directores que nombraron no existen, porque no están contemplados en el organigrama”, denunció Lugones.

El referente dijo que lo que pretenden es que no se produzca el ingreso de personal “sin control”, ya que ellos se verían perjudicados al momento de cobrar el fondo IPV, que varía según lo que el organismo recauda por certificaciones de obra y recupero de créditos. “En estos momentos se están realizando numerosas obras y se nota un buen ingreso de dinero, pero cuando haya disminución del trabajo la situación se complicará”, sostuvo.

Finalmente dijo que el administrador les adelantó que liquidará el fondo a estas personas porque legalmente les corresponde. “Nosotros queremos hablar con la gobernadora para explicar nuestra situación y que no se siga ampliando la planta”, finalizó.

Aplicación

En el año 1992, a través del decreto 3037 la Provincia creó el Fondo Estímulo IPV remunerativo y al año siguiente, con el decreto 1546, se lo convirtió en no remunerativo y no bonificable. En el año ‘95, por una resolución interna, modificaron el decreto y el fondo volvió a ser remunerativo. Ya en el año 2000, los trabajadores pidieron que fuera nuevamente no remunerativo y al año siguiente un nuevo instrumento provincial dejó sin efecto la resolución del ‘95 y volvió a entrar en vigencia el decreto 1546 del año ‘93.

El fondo se nutre de lo que se recauda por las certificaciones de obra y el recupero de los créditos, montos que varían mes a mes.

Coment� la nota