Los empleados de PepsiCo también están en conflicto

En las últimas horas, otro conflicto gremial se sumó a la multiplicación que tuvo lugar en las últimas semanas: los trabajadores de la empresa PepsiCo Snacks reclamaron el pase a planta permanente de 160 trabajadores contratados y dependientes de compañías tercerizadoras, y por el despido de cinco de ellos.
En la hora pico de la mañana de ayer, los empleados de la fábrica de alimentos interrumpieron el tránsito en una colectora de la autopista Panamericana, a la altura de la localidad bonaerense de Florida, partido de Vicente López.

"Cuando terminamos el conflicto salarial [los trabajadores de alimentos acordaron una mejora del 35,2%], hicimos una denuncia por fraude laboral. Hay 160 compañeros contratados y de agencias de trabajo eventual que llevan trabajando más de los seis meses que establece la ley para esa relación de trabajo", detalló Leonardo Norniella, uno de los miembros de la comisión interna de la empresa.

Los trabajadores afirman que ese personal sostiene la producción de la compañía que, dicen, cuenta con recursos para regularizar la situación laboral de esos obreros. "Sabemos que los puestos de trabajo están y que tienen los fondos para el pase a planta. Este año anunciaron una inversión de 50 millones de dólares y ampliaciones", se quejó el gremialista.

Según el representante de los trabajadores en la planta bonaerense, la empresa intentó despedir el pasado lunes a cinco de estos empleados en condiciones precarias, quienes recibieron una comunicación telefónica.

"No sólo incumplió con la efectivización de 20 compañeros a la que se habían comprometido en el Ministerio de Trabajo, sino también con el exhorto a mantener el personal hasta una audiencia el 12 de octubre", agregó Norniella.

Tras la medida de fuerza para hacer público el reclamo, que tensó la relación entre las partes, los trabajadores esperan sentarse a la mesa con los representantes de PepsiCo el próximo lunes, aunque no confían en soluciones rápidas.

"Vemos muy poca voluntad. Después del lunes, cortaron el diálogo. Si tienen pensado despedir, vamos a ir al conflicto, y es probable que se realice alguna medida de fuerza en la fábrica", amenazó.

Al cierre de esta edición, LA NACION intentó sin éxito obtener una respuesta de la empresa.

Comentá la nota