Empleados del servicio 107 denuncian desinversión y regresan las asambleas

Es en reclamo a mayores insumos, mantenimiento de la flota, mejores condiciones laborales y deudas salariales, entre otros puntos. Aseguran que el Gobierno municipal no tiene un plan para esa área de salud y que, hasta el momento, no hubo inversiones.
Una vez más, el servicio de emergencia municipal 107 es noticia debido a los distintos problemas que sus empleados dicen enfrentar a diario y que impiden la correcta atención de los pacientes. Esta vez, los 235 agentes (entre operativos, médicos y administrativos) de esa dependencia municipal se quejan por la falta de respuesta del gobierno de Ramón Mestre a la larga lista de reclamos pendientes: insumos, deudas, flota, bases operativas y personal para atención del call center, entre otros puntos.

Además, hablan de una desinversión por parte del municipio, por lo que el miércoles comenzarán las asambleas y no descartan profundizar la medida de fuerza si no son atendidos.

Delegados del área aseguran que ya pasó más de un mes y medio desde que se formó una mesa de diálogo entre funcionarios y representantes de salud del Suoem, y aún no hubo avances. Entre las principales demandas, se encuentra el estado actual de la flota que describen como “pésimo” y que no permite la funcionalidad del servicio con cierta seguridad. Según informó uno de los delegados, Juan González, de 23 unidades 7 están inoperables “esto repercute directamente en la prestación perjudicando al paciente y al médico que debe atender con lo que tiene”. Los empleados del servicio que desde abril de 2011 tras la fusión con el 136 también atiende consultas domiciliarias, le reclaman al Ejecutivo municipal una política de mantenimiento de los móviles que sea preventiva y correctiva. González explicó que la alta demanda que de por sí tiene el servicio (se estima que se atienden unas 100 emergencias por día) en invierno se incrementa un 30 por ciento más debido a las enfermedades respiratorias. “Como ahora el servicio también se hace extensivo a los domicilios particulares, en esta época se disparan las consultas por distintas afecciones respiratorias. Y todo con la misma cantidad de insumos y la misma flota, no damos abasto”, dijo el delegado. Por su parte, Jorge Rumi, paramédico del servicio de emergencia, destacó que el 50 por ciento de las atenciones domiciliarias actualmente son por ese tipo de padecimientos y que “se trata de atenciones que requieren mucho más tiempo que el proceso que se sigue en los accidentes, por ejemplo”. “La situación actual del servicio es muy compleja porque nos está requiriendo muchos recursos y no los hay”, agregó Rumi.

Por otro lado, a los empleados del 107 les preocupa la situación actual de las bases operativas que tiene el servicio en distintos puntos de la ciudad. Según describieron las condiciones de las sedes que funcionan en los CPC son malas, ya que no están preparadas para funcionar como tal. “Ahora nos quitan la base que funciona en el Hospital de la Zona Sur debido a que ahí se había improvisado una en la sala de internación, y como ahora la necesitan nos pidieron que la dejemos”, agregó González.

Sigue la lista

Los agentes municipales aseguran que no saben qué destino tienen los tres millones de pesos que la Provincia se comprometió a girar al municipio desde que desapareció el servicio del 136. “Este Gobierno lleva más de seis meses y no vemos un plan para esta área, no hay inversión, al contrario. Existe un fondo para el 107 y no sabemos qué pasa con eso, la situación es muy preocupante”, dijo el delegado gremial. A eso, se le suma la demanda del pago de una deuda que el municipio mantienen con algunos empleados en concepto de bonificaciones, prolongación de jornada y horas extra. También es materia de preocupación para los municipales el hecho de que el call center del 107 sea atendido por personal de Defensa Civil porque aseguran que “no están preparados para manejar ciertas situaciones ante una emergencia médica, necesitamos que nos escuchen en este punto”, agregaron.

Comentá la nota