La empresa cedió, pero el gremio agregó exigencias y ahora pide un 16% más

La empresa cedió, pero el gremio agregó exigencias y ahora pide un 16% más
El ingenio aceptó reincorporar a los 57 despedidos; los sindicalistas ahora exigen mejoras salariales.
Diez días de corte de ruta y de trabadas negociaciones cerraron otra jornada sin que se haya rubricado un acuerdo. La cuestión se trabó en la madrugada de ayer cuando los directivos de Tabacal Agroindustria decidieron reincorporar a los 57 despedidos, pero al mismo tiempo el gremio presentó otro largo listado de exigencias salariales, las mismas que desde hace meses buscan obtener.

El secretario general del Sindicato, Martín Olivera, junto a sus asesores legales, presentó una lista de 14 puntos más de exigencias y con la amenaza de que “si no nos cumplen estas solicitudes, el paro sigue por tiempo indeterminado”.

Desde las 10 de ayer, hasta el cierre de nuestra edición, el secretario general del Sindicato de Trabajadores del Azúcar, Martín Olivera, y los asesores legales, seguían en el Ministerio de Trabajo provincial. “En esta propuesta empresaria se habla de reincorporación, pero no de estabilidad”, puntualizó Enrique Wandschneider, asesor legal del sindicato en diálogo con El Tribuno.

Los pedidos

Al respecto explicó que “esa estabilidad laboral para todos los empleados, sin excepciones, debe regir hasta el 1 de mayo del año próximo, cuando se negocia nuevamente. La negociación salarial es anual porque nos regimos por los porcentajes de inflación real que tiene el país”.

“Ahora esperamos una propuesta económica: $5.000 de básico para la primera categoría de las ocho que hay en la empresa, ya sea de obreros de campo como de fábrica”, dijeron directamente.

Por su parte, el abogado Wandschneider explicó que “los puntos que planteamos tras recibir la propuesta empresaria tienen que ver con las diferencias de la paritaria nacional. No son puntos nuevos, sino que ya se venían discutiendo en la mesa salarial. Se trata, entre otros aspectos, de los premios por presentismo, bonificación y premio de zafra y bonificación de receso”.

Un día de calma

Un clima de absoluta calma se vivió en la jornada de ayer en el foco del conflicto que desde hace más de diez días mantiene paralizada las actividades en el ingenio y refinería de San Martín del Tabacal. El número de participantes de la huelga se redujo sustancialmente. Alrededor de cien personas permanecieron apostadas en el acceso a la planta mientras aguardaban el curso de las negociaciones que los directivos de la empresa y el Sindicato del Azúcar realizaban en la capital salteña con la intervención del Ministerio de Trabajo. El fantasma de que se repitiera la violencia del sábado pasado se aventó con el retiro de las fuerzas policiales.

Con el correr de las horas el corte de la ruta de la 50 comenzó a flexibilizarse con la habilitación del tránsito por algunas horas, a la mañana y a tarde. Mientras tanto el paso alternativo que se abrió por los cañaverales funcionó a pleno, sin ningún tipo de inconvenientes. El único inconveniente se produjo alrededor de las 20 cuando un camión quedó atascado en este paso, lo que produjo un embotellamiento del tránsito en el acceso al pueblo de Hipólito Yrigoyen. La presencia de algunos aficionados jugando al golf en el campo ubicado a la vera de la ruta 50 pareció conjugarse con el clima de calma que se vive en el marco de este conflicto.

El intendente de Yrigoyen, Carlos González, quien se ha convertido en el principal referente político de los huelguistas permaneció durante la mañana con la gente apostada en el acceso a la planta.

“Estamos esperando el resultado de las negociaciones en Salta y esperamos que se llegue a un arreglo”, señaló el jefe comunal.

La empresa afirma que nunca estuvo ausente

La empresa siempre estuvo presente y nunca faltó a ninguna audiencia de conciliación a la que se convocó, aún antes del agravamiento del conflicto”, fue la contundente respuesta de los directivos de Tabacal Agroindustria, ante declaraciones que había realizado el gobernador de la Provincia, Juan Manuel Urtubey, el sábado pasado.

Según afirmaron, tienen sus carpetas con la documentación que avala cada una de las reuniones con el gremio, el Ministerio de Trabajo y ahora con el Ejecutivo provincial.

Previo a los encuentros con los ministros de Trabajo y Gobierno, ratificaron que “nadie puede decir que nos mantuvimos ausentes, porque inclusive negociamos muchas cuestiones salariales y laborales. Pero no podemos estar en medio de una turba porque ese no es el ámbito para negociar. En una negociación complicada, como ocurrió en dos oportunidades anteriores, lo hicimos en el ingenio y fuimos presas de la situación, inclusive con gente ajena a los trabajadores”. Recordaron que en 2009 fueron secuestrados por dirigentes de grupos de izquierda que pretendían obligarlos a firmar un acta accediendo a reclamos del sector. Finalmente fueron rescatados por la policía. Juan Carlos Amura, gerente de Recursos Humanos de la refinería, sostuvo que “la empresa manifestó en todo momento su voluntad de llegar a un acuerdo”.

Las críticas

El gobernador Juan Manuel Urtubey defendió a la Policía y cuestionó a la empresa al referirse a la protesta de los empleados del ingenio San Martín del Tabacal. Según dijo, el Gobierno había pedido a la empresa la reincorporación de los despedidos antes de que se endureciera el conflicto. Consideró además que la actuación del ingenio San Martín del Tabacal en el conflicto dejaba “mucho que desear. Hemos instado a las dos partes con mucha fuerza a que se pongan de acuerdo en esto y, naturalmente, a que se dé marcha atrás con los despidos porque generan este problema”, reiteró. No obstante consideró que “ambas partes tienen que ceder” para superar la situación. Sobre la acción de la policía, el mandatario argumentó que cumplió con una orden judicial de mantener despejada una vía de comunicación alternativa

Comentá la nota