Una empresa del Parque reduce horarios y sueldos

Una empresa del Parque reduce horarios y sueldos

La empresa brasileña Tigre, que produce caños de plástico, puso esta semana a los trabajadores de su planta del Parque Industrial de Pilar en una disyuntiva difícil: aceptar una reducción de la jornada laboral, con la consecuente merma salarial, o acogerse al retiro voluntario. 

Aunque la firma no presentó un recurso preventivo de crisis ni convalidó la modificación a través del Ministerio de Trabajo, el sindicato del Plástico prestó su acuerdo para la medida, que ya fue aceptada por el 75% de los 130 trabajadores alcanzados. El resto analiza diferentes acciones para resistir al achicamiento de sus ingresos sin aceptar que la única opción sea la cola del desempleo.La radiografía de lo que pasa en la compañía brasileña se repite en otras industrias dentro y fuera del Parque Industrial. Retiros voluntarios, despidos “por goteo”, suspensiones, vacaciones anticipadas o recortes de tareas son moneda corriente. En general, sin que se hayan dado resistencias por parte de los sindicatos.La autopartista alemana Kromberg, que fabrica mazos de cables para la automotriz Mercedes Benz, anunció la semana pasada el despido de 56 operarios, la mayoría mujeres.  La decisión fue comunicada al revés de lo habitual: la empresa informó primero a los que no serían despedidos que ellos seguirían en funciones. Los que no fueron citados a la oficina de personal recibirían más tarde los telegramas.Tanto Tigre como Kromberg tuvieron situaciones conflictivas hace algunos años, con un punto en común: la dura resistencia de los trabajadores, en ambos casos sin el apoyo oficial del gremio. En 2012, los obreros de Tigre bloquearon en varias oportunidades el Parque Industrial. Hubo despidos y, varios años después, una sola reincorporación por vía judicial: la de Jesús Humaño, que terminó siendo elegido secretario general de la CTA de Pilar.Humaño trabaja actualmente en Tigre y le anticipó a El Diario que buscarán los caminos legales para resolver el conflicto. El fantasma del desempleo, en este caso, está cumpliendo un efecto disciplinador.   En Kromberg, en tanto, los ya despedidos analizan acciones para reclamar reincorporaciones, aunque aún no definieron la modalidad. 

El dato

La delegación Pilar del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires sigue vacante tras la renuncia de su último titular, Carlos Olivera. El puesto sería para un sindicalista, pero no hay acuerdo sobre el nombre.

Coment� la nota