Empresarios proponen techo de 18% y cláusula gatillo para los sueldos

Empresarios proponen techo de 18% y cláusula gatillo para los sueldos
Es la oferta salarial que estudian para las paritarias y sería para bajar la expectativa inflacionaria de 2014. Se quejan por los altos costos en dólares de los trabajadores y piden mesura
Techos a las negociaciones paritarias. Salarios en dólares. Clausula gatillo. Acuerdos atiinflacionarios. Precios y consumo. Las claves empresarias que se encuentran en análisis. Son parte de los reclamos para mejorar la competitividad y afrontar un 2014 con perspectivas de rentabilidad, en el mejor de los casos, similares al año que cierra.

Alarmados por las advertencias gremiales sobre las necesidades salariales que oscilarán entre 25 y 30% de aumentos, los dueños de empresas y comercios contrarrestaron con pedidos de un tope salarial que, especulan, no atraviese el 18% del techo y que arranque en un 15 por ciento. Para eso, ofrecen negociaciones macro y micro, según la situación de cada sector.

“Tenemos que hacer un acuerdo con la inflación para adelante y no mirando al pasado”, afirmó el titular de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Carlos De la Vega. El dirigente mercantil le dijo a BAE Negocios que es “prematuro” hablar de porcentajes ya que los acuerdos vigentes vencen, en su mayoría, entre marzo y abril próximo.

Además, analizó que “si la economía va bien, con inflación en baja, son unas expectativas, pero si la cosa anda mal, se negociará con otras expectativas”. Por este motivos sostuvo que “es necesario ver el desarrollo de la economía” durante los primeros meses.

De la Vega admitió que la CAC analiza propuestas para debatir en las mesas paritarias que incluirán “clausulas gatillos para reabrir la negociación en caso de que el primer acuerdo no alcance” aunque aclaró que, con ese marco, será necesario cerrar un primer acuerdo a la baja, sin tener como antecedente la inflación del 2013.

El argumento de todo el arco empresario es crear un “contexto anti inflacionario”. Los hombres de negocios consultados por este diario se esperanzaron con tener el respaldo del Gobierno nacional aunque le reclamaron que se activen otras medidas macroeconómicas. Así le apuntan con un tiro por elevación al renovado acuerdo de precios que aún no debutó.

Por su parte, el presidente de la UIA, Héctor Méndez, se animó a ponerle porcentaje a los aumentos salariales. Dijo, en declaraciones a Radio El Mundo: “No sé si es posible pero es necesario”, en referencia a la existencia de un techo salarial del 18% con el objetivo de que “no se disparen los salarios”. Sucede que los industriales de esa entidad fabril están preocupados por las remuneraciones de los trabajadores locales porque consideran que “son altísimos”.

“Son los salarios más altos de Latinoamérica”, resumió el jefe de la UIA. Esa mirada es compartida por varios de los integrantes de la entidad industrial aunque existen matices. Hay sectores que prefieren evitar una confrontación tan dura con los sindicatos y maximizar la actividad industrial. Fue una máxima de los metalúrgicos, que llevaron adelante una dura discusión salarial en 2013 sin parate de la actividad fabril.

Este diario ya había adelantado a mediados de octubre que los empresarios reunidos en el Coloquio de IDEA juntaban filas para condicionar los salarios a la medida del ritmo económico del año próximo. “Si los medimos en dólares oficiales, los salarios se incrementaron en un 100%, y con una pauta salarial así es inviable. Pero con esta inflación es imposible exigir un techo salarial”, afirmó uno de los empresarios de mayor injerencia en el mercado local.

Empresarios kirchneristas de la CGERA también analizan de manera diaria el alto impacto de los cotos salariales aunque su mirada se centra en los complementos de los sueldos, como el ausentismo. Sin embargo, y a causa del “salvador mercado interno durante las crisis internacionales”, prefieren mantener la ecuación de altos salarios con alta capacidad de consumo. Evaluación que tampoco esquiva la UIA. “Otra cosa es el poder de compra que tengan” los trabajadores, admitió.

Comentá la nota