Empresarios respaldan la conformación de mesa tripartita para evitar conflictividad

Empresarios respaldan la conformación de mesa tripartita para evitar conflictividad

El Gobierno estaría definiendo la fecha, pero aún no lo confirmó

El sector privado ensayó un entusiasmo creciente ante la posibilidad de la conformación de una mesa tripartita, en donde confluyan con las representaciones gremiales y el Gobierno. Nada saben sobre la realidad de que finalmente se cristalice un anhelo que, según sus análisis, servirá para quitar incertidumbres, despejar conflictividad y encontrar consenso para aplicar medidas que sirvan para la creación de empleo a partir de la reactivación económica.

El diálogo social es un anhelo del sector privado

aunque hasta hoy ningún Gobierno logró consenso

El rumor sobre la posible convocatoria creó un clima positivo entre los empresarios locales, quienes se enfrentan a una “época de transición” en donde señalan una baja de los índices inflacionarios pero con reclamos ante la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores que generó una merma en el mercado interno.

“Apoyamos cualquier forma de diálogo y en especial la eventual conformación de una Mesa de Diálogo entre el Estado, los gremios y los privados por el efecto positivo que generará en la economía”, afirmó el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Juan Chediack, en diálogo con BAE Negocios.

Sin embargo, ninguna entidad recibió hasta ayer llamados para preparar el terreno. La explicación es lógica: el sector privado fue uno de los más fervientes impulsores de la conformación de un ámbito tripartito, que hasta la fecha ningún gobierno en los últimos años logró poner en marcha, a pesar de las intenciones esbozadas en distintos ámbitos.

La puesta en marcha del cónclave entre empresarios, gremialistas y funcionarios nacionales es, hasta el momento, una incertidumbre más porque la Casa Rosada no resolvió su convocatoria. Antes, buscará asegurarse un clima de cooperación para evitar el fracaso y perder poder político en medio de reclamos por reapertura de paritarias y bono de fin de año.

La administración nacional busca las herramientas que le quiten tensión a la llegada del fin de año; los gremios quieren tener una salida decorosa ante un año que contó con efectos nocivos a los bolsillos de los trabajadores ante la inflación y la devaluación monetaria de inicios de la gestión Macri; y los empresarios quieren evitar conflictividad que paralicen la producción y las ventas, en momentos en que vislumbran una recuperación de la economía.

Ante la venia del sector privado y la necesidad de los gremios de evitar situaciones de conflictos, en el Gobierno analizan las alternativas que aportará a la mesa para mostrar una primera foto de entendimiento entre los tres sectores. Aunque de no encontrar consensos en puerta, podría convertirse en otro capítulo de un diálogo social que no termina de llegar.

Comentá la nota