Las empresas comenzaron a trabajar en la presentación del procedimiento de crisis

El SOMU rechaza que sea un boicot contra Mar del Plata, pero no dejan embarcar los contenedores con producción de la ciudad.
El presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas, Oscar Fortunato, y el gerente de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura, ingeniero Darío Sócrate, reiteraron que la presentación de un pedido de procedimiento preventivo de crisis que las empresas pesqueras anunciaron se debe a que la actitud del SOMU es claramente un "boicot para con la producción marplatense". Desde hace unos días el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos no permite que se embarquen contenedores que tengan pescado producido en Mar del Plata en cualquier puerto del país.

La entidad gremial argumentó la medida de fuerza obedece a "la negativa de las empresas fresqueras de firmar un convenio colectivo de trabajo que transparente la actividad". Así lo explicó el dirigente local, Néstor María. Ante esto, Darío Sócrate comentó que "hace menos de dos meses que comenzamos a negociar y la audiencia que debía llevarse a cabo el martes pasado fue suspendida por el Ministerio de Trabajo de la Nación con anuencia del SOMU".

Este sindicato hace un mes firmó con el CEPA el acuerdo de un convenio colectivo de trabajo con el incremento salarial respectivo, por eso "nos llama la atención que tomen esta medida extorsiva para con nosotros", comentó Oscar Fortunato. Sostuvo además que "ésta es una medida irracional, por eso creemos que se debe responder con una medida similar, como es la presentación en el Ministerio de Trabajo. Aunque ésta no es nuestra intención, pero si no podemos exportar, no podremos cobrar y responder a nuestros compromisos, que incluye a los trabajadores".

Armadores - SOMU

Si bien la situación con el CEPA está solucionada, ahora la "pelota" pasó a la Cámara de Armadores, que tenía demorada la conversación por diferencias sindicales entre el Sindicato Marítimo de Pescadores y su par de Obreros Marítimos Unidos. Esto llevó a que el SOMU "pare" los contenedores, situación que para el gerente de dicha cámara es "una medida extremadamente fuerte, como la que tomaremos nosotros".

La Cámara de Armadores cuando fue invitada a iniciar las paritarias solicitó al Ministerio de Trabajo que le indicaran "quién o quiénes serán los representantes de los trabajadores". No se supo el porqué de la falta de decisión del organismo laboral respecto a la definición sobre qué gremio se debía sentar en la mesa de negociaciones cuando existe, claramente, una representación gremial compartida entre el Simape y el Somu.

Este punto es crucial en este nuevo capítulo de no dejar exportar el pescado de Mar del Plata, ya que el gremio que lidera Omar Suárez no quiere sentarse en la mesa de negociación con su par, Juan Domingo Novero que lidera el otro sindicato. La representación compartida la resolvió el mismo Ministerio laboral durante el conflicto del año 2005, cuando los barcos estuvieron parados durante casi 70 días y que se resolvió con la presencia del actual director provincial de Pesca, en la mesa de negociaciones de aquel entonces. Para que ello sucediera, el Ministerio firmó la representación compartida, y ahora, ante el pedido de la cámara, duda en definirlo.

Empresa por empresa

La presentación del pedido de procedimiento preventivo de crisis será realizada empresa por empresa, porque es un hecho individual empresarial y no colectivo. Estas explicaron, en un documento durante el fin de semana, que toman esta actitud "en reacción a los reclamos del SOMU que una vez más no permite la carga de contenedores para exportación que contengan productos pesqueros con origen en empresas de la ciudad".

De a poco, a medida de junten la documentación, las empresas se irán presentando en el Ministerio de Trabajo de la Nación y que de prosperar y continuar la medida de los trabajadores en el tiempo paralizaría el trabajo de la actividad pesquera marplatense, lo que llevaría a tener que suspender a casi 12 mil trabajadores de las distintas ramas referidas al sector.

Molestó a los empresarios marplatenses la actitud de los dirigentes gremiales que revisan, uno a uno, la documentación de los contenedores y si perciben que se procesó en Mar del Plata, no lo dejan embarcar.

El año pasado se dio una situación similar y el rápido accionar de los empresarios marplatenses, las fuerzas vivas de la ciudad con el intendente Gustavo Pulti a la cabeza, los trabajadores y los funcionarios provinciales viajaron a Buenos Aires para hablar con el ministro Carlos Tomada, y entre todos dieron inmediata resolución al conflicto. Los representantes de los empresarios están sorprendidos que al ser una situación similar "nadie haya resuelto el tema" con más rapidez. La extensión en el tiempo consideran que será "perjudicial para Mar del Plata".

"Queremos un convenio colectivo de una vez por todas"

El Sindicato Obrero Marítimos Unidos sostuvo que la medida que tomó como entidad gremial es resolver "de una vez por todas" tener un convenio colectivo de trabajo con las empresas pesqueras de la ciudad. Recalcó el secretario general a nivel nacional, Omar Suárez, que su gremio "no está contra Mar del Plata" ni contra su industria, sino que desde hace 20 años "financiamos a los empresarios en el tema de la obra social" y "no puede ser que la flota del principal puerto del país trabaje sin convenio colectivo".

Omar Suárez manifestó que la Federación Internacional del Transporte que nuclea a los sindicatos de transporte terrestre, fluvial, marítimo y ferroviario "condenó la falta de convenio, por eso en ningún puerto del país y del mundo se comercializará pescado que se procese en los puertos de Mar del Plata".

El referente local del SOMU, Néstor María, señaló que las empresas pesqueras se encuentran "en situación de crisis porque están cobrando subsidios del Estado, cuando el año pasado exportaron 5 mil toneladas más que en el 2008 y están comprando barcos. Si la situación estaría mal no estarían haciendo esta inversión".

"No hay transparencia"

Respecto a la captura de pescado, el SOMU condicionó a la cuotificación si se firma un convenio y así quedó establecido en el nuevo modelo sistema de pesca, aunque se puso un plazo de un par de años para su implementación. Omar Suárez manifestó que sin convenio "la pesca está regida por un laudo que muy poco se respeta y la dotación de los barcos no se cumple como corresponde con el objetivo de abaratar costos". Esta situación "se ve reflejada en los recibos de sueldo en los cuales no hay transparencia".

Tras afirmar que los empresarios deben tratar a los pescadores "como humanos y no pueden desecharlos", además de tener que "cumplir con las leyes" nacionales e internacionales. Y fue claro al expresar que si los empresarios "quieren hacer negocio con otros sindicatos, que lo hagan, pero nosotros tenemos que cumplir las normas".

Manifestó no estar de acuerdo con la actitud empresarial de suspender 12 mil trabajadores por un reclamo que "es justo de nuestra parte, contar con un convenio colectivo de trabajo. Esta actitud es típica de la década pasada cuando los empresarios hacían lo que querían".

Coment� la nota