Empresas pesqueras dicen que “miles de puestos de trabajo se encuentran en serio riesgo”

Los trabajadores agrupados en el Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (SOIP) de la ciudad de Mar del Plata iniciaron este jueves un paro por tiempo indeterminado y un bloqueo de los accesos y egresos al puerto, en demanda de un incremento salarial.
La organización sindical informó que la huelga y el bloqueo fueron ratificados luego de que este miércoles los empresarios de la pesca y el gremio no alcanzaron un acuerdo en la cartera laboral. Este jueves, los obreros protestaron en el puerto al ritmo de bombos, quemaron cubiertas y arrojaron fuegos de artificio.

Desde este jueves y por tiempo indeterminado camiones, camionetas y otros vehículos de carga no pueden ingresar a la zona, aunque sí están autorizados a hacerlo colectivos urbanos de pasajeros y autos particulares, informaron los manifestantes.

A pesar de que el MInisterio de Trabajo de la Nación solicitó un paréntesis en el grave conflicto que mantienen el gremio y la cámara CAIPA, a través del dictado de la conciliación obligatoria, los trabajadores no acataron la decisión ministerial, aseguró el sindicato.

Las partes se reunieron en la sede ministerial de Leandro N. Alem al 600 de la Capital Federal, bajo la supervisión de la viceministro de Trabajo, Noemí Rial, informó el sindicato.

"Unos 4.000 operarios, en asamblea, determinaron hoy no acatar la medida y continuar con la huelga", expresó la secretaria de Finanzas de la organización, Elvira Barcena.

La Cámara de la Industria Pesquera Argentina (CAIPA) "no reconoce el trabajo realizado y se niega a otorgar una mejora salarial en blanco, como corresponde de manera legal. El gremio, encabezado por Cristina Ledesma, continuará la protesta por tiempo indeterminado", aseveró la dirigente sindical.

Barcena agregó que el sector exige "la recuperación del salario y, en un principio, reclamó una mejora remunerativa del 35 por ciento" y sostuvo que, luego, aceptó reducirlo al 30 en procura de resolver de manera definitiva el conflicto.

"La cámara ofreció un 24 por ciento no remunerativo y escalonado para todo el año, por lo que fue rechazado", concluyó Barcena.

Por su parte, la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (CAIPA) advirtió este jueves que “todos los puestos de trabajo de los miles de dependientes de la Industria Pesquera Local se encuentran en serio riesgo”.

En una gacetilla de prensa, CAIPA indicó que “el conflicto social que ha creado esta actitud intransigente del SOIP que lo pone fuera de la ley con el rechazo al acatamiento de la intimación ministerial es responsabilidad exclusiva de la dirigencia sindical, ya que esta Cámara ha puesto su mejor disposición para negociar en todo momento, respetando los principios de equidad y razonabilidad y ha realizado varias propuestas superadoras sin recibir de la parte sindical ninguna receptividad que muestre su vocación de negociar, solo ha mantenido a ultranza la imposición de lograr su pretensión desmedida sin ninguna intensión de dialogo”.

Y agregó: “Debemos manifestar que en oportunidad de otorgar, en audiencia realizada en la sede local del Ministerio de Trabajo a fines del reciente mes de febrero, una gratificación especial y extraordinaria por escolaridad que no esta contemplada en el Convenio Colectivo de Trabajo, el Sindicato y esta Cámara acordaron postergar el inicio de las negociaciones salariales hasta fin del mes de marzo pasado quedando abierta la posibilidad de que las partes convocaran a reunión, lo que efectivamente ocurrió a partir de la última semana de marzo. No es cierto que esta Cámara haya propuesto alguna remuneración en negro”.

“Hemos realizado un importante ofrecimiento del 24% de actualización de todos los rubros del salario convencional, que adquiriría efecto remunerativo en un proceso que se iniciaría dentro de los ocho meses. Este ofrecimiento incluía el traslado del aumento a los rubros de aguinaldo, vacaciones, enfermedad y accidente. Esta modalidad ha sido utilizada y sigue siendo utilizada por muchos grandes sindicatos en muchos convenios que comprenden a miles de trabajadores”, se añadió en el documento de prensa.

“Este conflicto traerá como consecuencia: Ya hay más de tres millones de kilos de pescado en las bodegas de los buques amarrados en el puerto de Mar del Plata en estado de descomposición. En los próximos días esta situación se agravará con el arribo de los buques que se encuentran en la zona de pesca. El abastecimiento de las necesidades de Semana Santa ya es imposible de satisfacer. Los compromisos asumidos por las Cámaras del sector con el Plan de la Secretaría de Comercio de la Nación para proveer pescado con precios promocionales para las Pascuas, ya es imposible de cumplir. El futuro de las empresas pesqueras y de todos los puestos de trabajo de los miles de dependientes de la Industria Pesquera Local se encuentran en serio riesgo”, finaliza el comunicado

Comentá la nota