Se endurecen las posturas y la CGT avanza hacia la división

Se endurecen las posturas y la CGT avanza hacia la división
Los antimoyanistas se reunirán mañana; el camionero lo hará el jueves
La Confederación General de los Trabajadores (CGT) se encamina sin remedio a una nueva fractura, en medio de una dura batalla verbal entre el sector que responde al actual secretario general de la central obrera, Hugo Moyano, y los dirigentes que, alentados por el Poder Ejecutivo, pretenden destronar al camionero del cargo.

La división comenzará a quedar expuesta mañana, cuando el grupo de secretarios generales rebeldes se reunirá, a las 11, en la sede de la UOM, para convocar al congreso que elegirá la futura conducción de la CGT.

"Va a haber una sola CGT articulada a partir de la convocatoria que se hará el martes por el secretariado. La otra convocatoria quedó invalidada", afirmó ayer Gerardo Martínez, secretario general de la Uocra y punta de lanza de la Casa Rosada en su disputa con el camionero.

Moyano no se quedó atrás y reiteró su intención de "continuar con el congreso" de este jueves, al tiempo que acusó al Ministerio de Trabajo, que invalidó la convocatoria de la CGT, de estar "haciendo lo posible para ayudar al otro sector".

En este escenario de posiciones encontradas e inflexibles, ayer se sumaron las declaraciones del jefe de la Asociación Obrera Textil (AOT) y secretario de Empleo de la CGT, Jorge Lobais, quien dejó abierta la puerta a una eventual deserción de las filas moyanistas por un supuesto intento de arrebatarle afiliados a su gremio.

"La calentura que tengo es súper. Cualquiera tiene la posibilidad de poder reclamar, pero estando dentro de la CGT, como mínimo, me querría haber enterado por alguno de los que están en la CGT y no por el Ministerio" de Trabajo, afirmó Lobais sobre el planteo de reencuadramiento sindical de unos 3000 trabajadores textiles.

A partir de este incidente y del "malestar interno" que esto habría generado en la AOT, el gremialista dijo que su sindicato "decidirá en las próximas horas" si envía a sus representantes al congreso convocado por Moyano en el microestadio del Club Ferro Carril Oeste.

No obstante, Lobais realizó una concesión a Moyano, al anticipar que, en caso de no asistir a su convocatoria, tampoco lo hará a la realizada por los rebeldes. "Yo tengo códigos, lamento que no tengan los mismos conmigo", concluyó.

Las declaraciones del dirigente de los trabajadores textiles no hacen más que reforzar las críticas de Oscar Lescano (Luz y Fuerza), quien ayer responsabilizó al estilo de conducción de Moyano por la eventual fractura de la CGT.

"Cada día se pasa uno más porque se dan cuenta de la ilegalidad [del congreso para elegir autoridades] y la forma caprichosa de conducir", acusó el dirigente de "los Gordos"

CRÍTICAS A TOMADA

Desde el sector moyanista, Julio Piumato (judiciales) atacó al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, al que acusó de tomar partido en la disputa interna cegetista. "Ellos saben bien que no pueden intervenir", dijo.

En ese sentido, Piumato aseguró que su sector realizará "igual la elección" de autoridades de la CGT prevista para el jueves, y volvió a cargar contra la cartera laboral. "El Ministerio de Trabajo no tiene autoridad para intervenir en esta instancia, hay que respetar el principio de la autonomía sindical y de la libertad sindical", sentenció.

Tomada, por su parte, dijo que el Gobierno "siempre promovió la unidad del movimiento obrero", pero también opinó que en la CGT existe "una crisis de conducción"..

Comentá la nota