Enfrentamientos gremiales que opacan demandas

Un mes de paro en Santa Cruz por una disputa gremial entre petroleros, las constantes peleas entre “Dragones” y UOCRA y los desocupados “kamikaze” que amenazaban a los camioneros son algunos de los ejemplos de violencia en las demandas de los trabajadores en la región.
Los grupos violentos siempre ensombrecen los reclamos de los sindicatos de la región. Del lado chubutense, el clásico es entre los “Dragones” y UOCRA, una pelea por los puestos laborales en el sector de la construcción; del lado santacruceño, además del incremento de la violencia en los paros petroleros, se suma como reciente la disputa entre desocupados “kamikaze” y camioneros.

Este año comenzó con enfrentamientos. En enero, referentes de la UOCRA y los “Dragones” se tirotearon en la Rawson, cerca de la sede del sindicato que conduce Luis Gortari. Intervino la Policía con 12 patrulleros, que cortaron la calle y despejaron la zona a los transeúntes para que no quedaran bajo el fuego cruzado.

Según relataron entonces los “dragones”, liderados por Raúl Murga, la pelea con armas de fuego se originó por un reclamo porque Contreras Hermanos obtuvo una obra en donde sólo tomó gente de UOCRA y no a alguno de los obreros cesanteados del sector disidente que se autodenomina “gremio”.

Los “Dragones” se organizaron como una Asociación Civil que pretende obtener la personería gremial con aceitada llegada al gobierno de Mario Das Neves --uno de sus referentes, Angel Ferreira, es candidato a diputado nacional en la lista de Rubén “Menén” Fernández--. Mientras tanto, usan el convenio para yacimientos firmado por UOCRA.

CRISIS GREMIAL

En mayo, los petroleros de Santa Cruz iniciaron una protesta por un bono especial pero el reclamo terminó en una disputa contra Héctor “Chaco” Segovia, el secretario general al que le pidieron la renuncia. Primero los piquetes paralizaron la producción, luego se bloqueó la planta LH 3 y al mismo tiempo se tomaron las sedes sindicales.

Durante todo ese mes, el norte santacruceño no aportó una sola gota de petróleo crudo a las refinerías argentinas. La Federación de Sindicatos Petroleros intervino el gremio y propuso convocar a elecciones; sin embargo eso todavía no se ha concretado y la situación volvió a recrudecer.

Es por esa razón que este fin de semana, y luego de haber sido desalojados por la Policía, un grupo de petroleros atacó al intendente de Caleta Olivia, Fernando Cotillo, cuando lo vieron en una confitería de esa localidad. Hay huelgas en Cañadón Seco y Caleta Olivia que tienen su origen en lo descrito en los anteriores párrafos.

Los camioneros fueron al paro después de que desocupados santacruceños adoptaran una práctica kamikaze: lanzarse sobre los camiones de combustibles y amenazar al conductor con una bomba molotov. Vale destacar que los cisterna son explosivos, tanto si están cargados o no con naftas. La situación se dio en varios momentos del año, siendo las medidas de fuerza camioneras en julio.

MAS DE LOS DRAGONES

El último cruce entre los “Dragones” y la UOCRA, en un enfrentamiento que dejó heridos como saldo, fue en agosto. Fue frente a la sede de la Secretaría de Trabajo, en el barrio Pueyrredón. Uno de los “dragones” recibió una bala en el cuello que se presume salió desde el interior de un vehículo en movimiento.

Fuentes policiales aseguraron que se trató de una emboscada perpetrada por afiliados a la UOCRA, gremio enfrentado con el sindicato de la construcción de los yacimientos petroleros. Hubo dos detenidos de la UOCRA, sin embargo los imputados quedaron en libertad.

Ayer, 13 de los referentes de los “Dragones” fueron detenidos por portación de armas de fuego y alojados en alcaidía.

Un informe del website Diagnóstico Político cuantificó los cortes de ruta como modalidad de protesta en el país, quedando Santa Cruz en el tercer lugar y Chubut en el quinto. Santa Cruz sumó 20 piquetes y Chubut 16 --igual que Neuquén--. En el primer lugar se encuentra Capital Federal con 62, le sigue Jujuy con 21 y la provincia de Buenos Aires está cuarta con 17.

Ese trabajo subraya que algunas de las manifestaciones que quisieron ser controladas llegaron a altos niveles de violencia, como en el norte de Santa Cruz. Así se apuntó a los “desocupados kamikazes” y los compararon con la represión en el desalojo de los ocupantes del predio Ledesma en Jujuy.

Comentá la nota