Esperan a Calcagni para saber si se rompe la central obrera

Las CGT locales se reunirán cuando el titular de Sipemom regrese de Capital y se verá entonces si quedan dos sectores divididos o si tienen los mismos objetivos.
Sin grandes definiciones, casi con perfil bajo, los dirigentes gremiales mendocinos recibieron ayer la tercera reelección de Hugo Moyano al frente de la CGT, quien lo hizo a costa de perder gran parte de los dirigentes de su secretariado. Estos, disconformes, armarán otra central obrera en octubre.

Muchos de los secretarios generales de gremios mendocinos estuvieron en la cancha de Ferro en el acto de la CGT (ver página 9), ahora opositora al Gobierno nacional, respondiendo al mandato de sus conducciones nacionales. Cuando regresen tendrán que decidir si en Mendoza hacen lo mismo: seguir peleados y divididos, o buscar otra estrategia. Hay que apuntar que en la provincia hace rato que funcionan dos CGT, una liderada por Rodolfo Calcagni y la otra, por el titular del Sindicato Unidos Petroleros de Estado (SUPE), Jorge Córdova.

Algunos voceros gremiales consultados por El Sol arriesgaron que deberán esperar a Calcagni, quien forma parte del equipo de Hugo Moyano, para que defina a su regreso si deberá convocar a todos los gremios para repasar las razones políticas que los podrían separar. De todos modos, los gremios que juegan hoy en día en la división de la CGT a nivel nacional, en Mendoza, no demuestran gran peso de movilización contra el poder patronal.

Por el contrario, los que se hacen sentir y tironean por mejoras son los sindicatos nucleados hoy en alguna de las dos CTA que, como se sabe, desde su nacimiento pelean con la CGT por espacios de poder y afiliados en todo el país.

EL MAPA LOCAL. En Mendoza se repite el esquema del poder gremial en los diversos sectores. Hay algunos sindicatos que, al no depender de una organización nacional, tienen mayor poder de decisión política sobre sus definiciones: pueden acordar en la provincia y rechazar las políticas nacionales o viceversa. En Mendoza, Hugo Moyano cuenta con el apoyo de Sindicato del Personal de Micros y Ómnibus (Sipemom), cuyo secretario general es Rodolfo Calcagni. A esta línea se suman los Bancarios, Vialidad, Estaciones de Servicio, Canillitas.

De acuerdo con los voceros consultados, se abrieron de este sector los Petroleros Privados, Madera y los mineros de Aoma y se estima que sumarán sus votos al sector que comanda Oscar Lescano. En el grupo de los Gordos, formado por los históricos gremios de servicios como Luz y Fuerza y Comercio, a cargo de Oscar Lescano y Armando Cavallieri, se anotan los mendocinos de Luz y Fuerza, Comercio, ATSA, Químicos, Alimentación, SUPE, la Unión Ferroviaria y la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN).

Así como en el ámbito nacional Hugo Barrionuevo, desde los Gastronómicos, encarna una "pequeña CGT", en la provincia funciona una segunda central obrera a la que se conoce como CGT Unificada, conducida por Jorge Córdova, producto de la alianza de "los disidentes" y "la gente de La Rucci". Aquí se anotan Químicos, Gastronómicos y SUPE, que responden a sus dirigentes nacionales, por lo que sumarán sus votos a los Gordos.

Además de los moyanistas, los Gordos y el sector de Barrionuevo, hay que contar a los representados por la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), que también está partida. En el sector de Michelli se anotan los combativos ATE y Judiciales y del lado de Hugo Yasky, los maestros del SUTE y la CTERA.

Comentá la nota