Estalló un conflicto laboral en el Subsidio de Salud en torno a los ascensos

Pese a que, a diferencia de los otros gremios estatales, el sector firmó un acuerdo por un aumento salarial del 27 por ciento, estalló ayer un conflicto entre la Asociación Tucumana de Empleados Previsionales y Seguridad Social (ATEPYS) y las autoridades del Subsidio de Salud, por cuestiones laborales.
Pese a que, a diferencia de los otros gremios estatales, el sector firmó un acuerdo por un aumento salarial del 27 por ciento, estalló ayer un conflicto entre la Asociación Tucumana de Empleados Previsionales y Seguridad Social (ATEPYS) y las autoridades del Subsidio de Salud, por cuestiones laborales. Los trabajadores quemaron cubiertas e interrumpieron el tránsito al frente de la repartición, en calle 9 de Julio y Las Piedras, en señal de protesta por la falta de respuestas al reclamo de reencasillamiento de personal. El titular de esa organización sindical, Andrés Jaime, informó a EL SIGLO que decidieron iniciar "un plan de lucha, con quites de colaboración sorpresivos y cortes de calles, para defender la carrera administrativa y repudiar la decisión de la Interventora (Nelly Ganím) de no cumplir con el compromiso de reencasillamiento de personal".

Al respecto, dijo que la funcionaria "solamente veló por 30 personas a las que nombró con cargos gerenciales, a pesar de que no poseen capacidad, antigüedad ni trayectoria dentro del Subsidio de Salud, dejando relegados a 150 trabajadores contratados, que por esa medida, que paralizó los asensos, no podrán pasar a la planta permanente. La interventora solamente beneficia directamente a personas cercanas a ella y a dirigentes de ATE y UPCN, que a diferencia de nuestro gremio, que es al que están afiliados la mayoría de los trabajadores del Subsidio, solamente tienen delegaciones y representan a una minoría, que es con la que se negocia", se quejó Jaime.

El sindicalista advirtió que la próxima semana, tras el fin de semana largo por Semana Santa y el Día de Malvinas, volverán a protestar con asambleas y cortes de calles, al tiempo que no descargó la posibilidad de "iniciar posibles medidas judiciales para defender la carrera administrativa".

Respecto al tema salarial, Jaime detalló que se acordó con las autoridades una mejora del 27 por ciento, a cancelarse en dos partes: un 17 por ciento a partir de marzo y el 10 por ciento restante desde septiembre; más un incremento en el ítem Refrigerio de los actuales 650 pesos a 950 pesos, a partir de marzo, y a 1.100 pesos, desde septiembre.

Agregó que también se acordó "hacer efectivo un 6 por ciento de aumento que estaba pendiente del acta acuerdo firmada en 2010, dado que no se había cancelado, y que ahora se sumará a partir de marzo, retroactivo a 2010. Sin embargo, todavía esperamos respuestas por el tema de los reencasillamientos, que no pueden seguir esperando, por lo que vamos a seguir con las protestas", aclaró, para terminar.

Por último, Jaime dijo que no están conformes "con la conducción del Subsidio, que tiene 11 millones de pesos anuales de déficit, por la mala administración por parte de la Interventora, que sigue priorizando los aumentos a los prestadores, lo que termina impactando en las órdenes que se les cobra a los afiliados, que son los estatales y jubilados".

Comentá la nota