"NOS ESTÁN QUITANDO EL DERECHO A TRABAJAR"

"NOS ESTÁN QUITANDO EL DERECHO A TRABAJAR"
Lo dijo Nancy Núñez, trabajadora temporaria de EFASA, luego de que el último viernes 70 empleados de esa firma volvieran a la delegación local del Ministerio de Trabajo a reclamar lo que les corresponde. Lo que sucede es que la empresa no los convocó para la zafra y ante esa cartera laboral ofreció pagarles el 50 por ciento de indemnización y exigirles firmen el retiro voluntario, cosa que no aceptaron.
Son 120 los trabajadores temporarios que no fueron convocados para trabajar. De ellos, algunos decidieron desistir de los reclamos y aproximadamente 70 son los que hoy siguen en la lucha reclamando sus derechos.

Según comentó Nancy Núñez, alrededor de 100 personas están trabajando hoy en EFASA, cuando años atrás eran 200. Además, antes se hacían 12.000 liebres por día y actualmente se está haciendo una cuarta parte.

Asimismo, entre fijos y temporarios, han sido despedidos 150 trabajadores, quienes aún no han podido cobrar nada.

Como viene sucediendo hace ya un tiempo, EFASA vuelve a ser noticia. Y como también viene pasando, no es buena, precisamente. Sucede que 70 trabajadores temporarios están atravesando por una delicada situación, la que se generó cuando la empresa no los convocó para la zafra y pretende abonarles el 50 por ciento de la indemnización, a la vez que les exige que firmen el retiro voluntario.

Nancy Karina Núñez es una de esos 70 trabajadores en lucha. Entró al frigorífico en 2007, y desde ese año trabajó ininterrumpidamente todas las temporadas. Pero cuando el 1° de junio se presentó en la planta ubicada en esta ciudad, no le permitieron ingresar. Sólo lo hizo un grupo, y los demás quedaron literalmente fuera sin ningún tipo de explicación.

Se presentaron por esto en la delegación local del Ministerio de Trabajo pero no encontraron el respaldo esperado. Allí, las autoridades a cargo de esa cartera provincial le solicitaron a la empresa que abone el 70 por ciento de la indemnización, porque según comentó Núñez al hablar con este diario "el 20 se va en abogados y nos quedaría el 50 por ciento". Así de sencillo y de llamativo.

El viernes volvieron a la delegación y decidieron enviar nuevos telegramas a las autoridades de EFASA reclamando lo que les corresponde.

"Todavía estamos a la espera"

La temporada de la zafra de la liebre empieza cada año el 15 de mayo. Pero este año, debido al clima, inició el 1° de junio.

Como siempre hacen, los temporarios se inscribieron para trabajar con la antelación necesaria, pero no fueron convocados por la empresa en ningún momento.

"Había un rumor bastante grande de que iban a echar a 100 temporarios y que ya estaban los telegramas para enviarlos", comentó Núñez en ese contexto.

Caber mencionar que se los denomina "temporarios" porque hacen la zafra, pero son empleados de EFASA con todos los derechos y obligaciones que la relación de dependencia confiere.

Pese a los rumores, a que ninguno de los trabajadores recibió telegrama alguno y que no habían sido convocados, el 1° de junio se presentaron en la fábrica para comenzar sus tareas.

"En la puerta había un hombre con una lista y, de acuerdo a los nombres anotados ahí, pasaron algunos. A los demás nos dijeron que nos fuéramos y que nos iban a llamar después para hacernos los estudios sanitarios", indicó. Pero al día de hoy, transcurrido ya casi un mes, ninguno de ellos fue citado. "Todavía estamos a la espera", añadió.

Consultada por los trabajadores que estarían viniendo de Tapalqué para hacer el trabajo que siempre hicieron ellos, explicó que en esa vecina ciudad "hay un frigorífico de la misma firma que no abrió. Entonces, como los chicos querían trabajar, los convocaron para traerlos a Azul y están trabajando acá. Son de entre 20 o 30".

Y mientras tanto, los azuleños no recibieron por parte de la firma -desde octubre del año pasado en manos de un empresario de la carne de la provincia de La Pampa- ninguna explicación ni motivo de por qué no los convocaron.

Porcentajes e incumplimientos

Atravesados por esta situación, los trabajadores se presentaron en la delegación local del Ministerio de Trabajo. Allí, la empresa ofreció pagarles el 50 por ciento de la indemnización que les corresponde, con la exigencia de que firmen además el retiro voluntario.

Los funcionarios a cargo de la delegación "le pide a la empresa que pague el 70 por ciento de las indemnizaciones", solicitud extraña por parte de una dependencia gubernamental que debería velar por los intereses de los trabajadores, a quienes les corresponde el 100 por ciento. "El Ministerio les dijo que paguen el 70 o nada, porque el 20 se va en abogados y nos quedaría el 50 por ciento", sostuvo, reafirmando aún más la extrañeza de ese cálculo hecho nada menos que por funcionarios públicos de la cartera de Trabajo.

A su vez, Núñez comentó que la intención de la empresa es ir directamente a la justicia "para darnos el 50 por ciento", pero aún no han acudido a Tribunales.

A todo esto, y para ejemplificar más concretamente la situación que están viviendo, comentó que a una trabajadora con 28 años de antigüedad le corresponde cobrar alrededor de 80.000 pesos de indemnización (al 100 por ciento). "Ella estaba dispuesta a arreglar por el 50, pero pidió que le firmen que la habían despedido. Le dijeron que no. Le quieren dar el 27 por ciento y que se retire voluntariamente. Es terrible".

Como si esto fuera poco, Núñez advirtió que EFASA está en concurso y que cobra el REPRO (programa de Recuperación Productiva que se otorga a las empresas en dificultades financieras). Al percibirlo, asume el compromiso de mantener a los empleados, sin embargo "la fábrica no mantuvo nada", dijo.

En todo esto, la trabajadora indicó que los está acompañando el Sindicato de la Alimentación "que está haciendo todo lo posible" y el doctor Jorge Moreno "que nos dice que reclamemos lo que nos corresponde, es decir el 100 por ciento".

Reclamo y temor

En medio de este panorama, Núñez comentó que "hay mucho miedo en los compañeros que están trabajando. El clima es muy feo, hay cámaras por todos lados e incluso han llegado a entrar en los baños o los vestuarios cuando los compañeros se están cambiando. Es un control absoluto".

También hay temor en algunos de los trabajadores que no fueron convocados, pero aún así 70 de ellos están dispuestos a seguir luchando para conseguir lo que les corresponde. Por esto, el viernes decidieron que enviarán nuevos telegramas a la empresa.

Por último, a modo de conclusión de todo lo que están atravesando y a cómo se fue dando la situación, Nancy Núñez marcó que "nos están quitando el derecho a trabajar".

Comentá la nota