Se estancan negociaciones entre el sindicato lácteo y El Amanecer

Los trabajadores hace dos meses que no cobran su salario. Además, se les debe parte del medio aguinaldo.
Fracasó ayer una nueva audiencia de conciliación laboral entre la empresa láctea El Amanecer y los representantes del gremio de la industria lechera, que vienen reclamando que la compañía cumpla con el pago de parte del último aguinaldo y de salarios adeudados. Por esa razón las autoridades sindicales adelantaron que comenzarán a ser adoptadas medidas de fuerza para hacer visible su reclamo y denunciar la acuciante situación en la que se encuentra la compañía.

La audiencia se llevó a cabo ayer en la sede local del Ministerio de Trabajo entre los directivos de la empresa y la comisión directiva de la delegación de Tandil de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra).

Según le explicó a LA CAPITAL el secretario general del gremio, Pedro Aresqueta, la tradicional empresa láctea atraviesa desde hace tiempo por una "delicada situación financiera" que se agravó de manera preocupante ante la decisión de los tamberos "de no proveer más materia prima por falta de pago" por lo que la compañía prácticamente "dejó de funcionar". En ese marco El Amanecer "adeuda dos meses de sueldo a sus trabajadores" y aún no canceló "parte del aguinaldo que debía abonar en el mes de diciembre", aseguró Aresqueta.

Por esa razón hace algunas semanas se inició un proceso de negociación en el ámbito de la cartera laboral, que hasta ahora no arrojó ningún resultado.

"La empresa no tiene nada de materia prima porque dejaron de pagarles a los tamberos y se le cortó el suministro de leche. Lo más grave es que los trabajadores ya llevan dos meses sin cobrar el sueldo y se les debe una parte del aguinaldo", explicó el sindicalista.

El Amanecer pertenece al Grupo Santa Bárbara, que también es propietario del frigorífico de carne vacuna Sadowa y de Elevadores Mar del Plata, que opera los silos en el puerto local, negocios que también se encuentran en una delicada situación con su personal.

Aresqueta le explicó a LA CAPITAL que los representantes de la empresa vienen argumentando en las reuniones ante el Ministerio "que no tienen ni un peso" para poner en funcionamiento sus instalaciones y hacerle frente a la deuda que mantienen con los empleados. "No tenemos ninguna clase de respuesta por lo que nos dejaron librados al azar. Sólo hablaron de la posibilidad de que llegue algún supuesto inversor, pero eso es algo incierto", aseguró. Frente a este panorama el dirigente sindical comentó que la delegación Tandil de la Atilra comenzará a diseñar medidas de fuerza para hacer visible su reclamo, en un momento en el que la empresa prácticamente no está operando. "No sabemos cuándo ni cómo, pero algo vamos a hacer", advirtió.

El Amanecer cuenta con instalaciones en la localidad de Tandil, a la vera de la Ruta 226 y en Mar del Plata, en avenida Luro y Tierra del Fuego y según Aresqueta, en estos momentos ocupa "a unas 120 personas".

Comentá la nota