“Estas paritarias no tienen nada de nacional y popular”

“Estas paritarias no tienen nada de nacional y popular”

Así se expresó Guillermo Bianchi, secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio,quien se mostró en desacuerdo con el Gobierno Nacional denunciando un incumplimiento en el aumento salarial de los mercantiles. “Teníamos acordada con el sector empresario una pauta del 32% y esto se ve anulado por una decisión del Estado de no aceptar una pauta que supere el 30%”, expresó en diálogo con Cazador de Noticias.

Bianchi manifestó: “El otro día, escuchando la conferencia de prensa del ministro de Economía, me llamó la atención que una de las preocupaciones que tiene el Gobierno es que los aumentos salariales se transporten automáticamente a los precios. Toda discusión salarial se hace en forma tripartita: empleadores, trabajadores y estado intentan sentarse a dialogar para establecer la pauta salarial del año”.

“El núcleo de la discusión siempre se da entre los empleadores y los trabajadores, porque las pretensiones de unos son muy pequeñas y la de otros muy altas, en definitiva siempre se busca el punto medio. Allí es donde el estado debe intervenir en favor del más débil, porque se presupone que ante la negativa de un aumento salarial ellos son los que determinan el equilibrio”, agregó el secretario gremial de Empleados de Comercio.

Bianchi continuó: “Los mercantiles teníamos acordada con el sector empresario una pauta del 32% y esto se ve anulado por una decisión del Gobierno que ahora dice que no van a aceptar una pauta que supere el 30%. Llaman a lo más fácil, que es que haya menos aumento, no es serio el planteo que hacen”.

“Declaramos el estado de alerta de movilización y ratificamos nuestro viaje a Buenos Aires para entregar un petitorio en el Ministerio de Trabajo y en el Ministerio de Economía planteando que el Gobierno intervenga de manera lógica en las paritarias y no le pongan límite a los presupuestos, reclamando el acuerdo original que era el 30% más dos cuotas de $1200”, concluyó Guillermo Bianchi.

Comentá la nota