Estatales cortan totalmente la ruta 35

Estatales cortan totalmente la ruta 35
Los estatales están cortando esta tarde la ruta nacional 35, en cercanías de la residencia del gobernador. "Es parte de la estrategia de la mesa Intersindical ante la falta de diálogo y respuesta de parte del gobierno", señaló a Diario Textual, Ceferino Riela, secretario general del Sitraj, en medio del humo y de los bombos, rodeado por un importante número de trabajadores de distintos gremios.
El corte afecta totalmente el tránsito de la ruta nacional 35, tanto en su carril principal como en las colectoras, a la altura de un salón de fiestas.

En el lugar también hay efectivos policiales que advierten a los automovilistas de la medida de fuerza que comenzó cerca de las 18 horas.

"Seguimos peleando por un verdadero aumento salarial y las paritarias", aseguró Riela, al justificar la medida de fuerza.

Desde la Intersindical también rechazaron la agresión que sufrió la secretaria gremial de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Liliana Rechimont, quien denunció que ayer fue golpeada por la policía, cuando pretendió ingresar a Casa de Gobierno junto a un grupo de trabajadores para reunirse en asamblea general.

"Fue muy grave lo que sufrimos. Ahora resulta que el gobierno provincial intenta reprimir las asambleas y la libre expresión de los trabajadores", disparó molesta la dirigente gremial.

Liliana Rechimont, en el medio de la refriega en Casa de Gobierno

Relató que el episodio del que fue víctima ocurrió a las 11, en el acceso de la explanada.

Detalló que estaba dialogando en la puerta con una mujer policía para que dejaran entrar a un grupo de trabajadores y quedó en el medio de dos cordones policiales.

"En esas circunstancias, una policía jovencita me tomó de los pelos y enseguida un policía me pegó una trompada en un brazo, aunque lamentablemente no fui la única afectada porque también le pegaron a (la secretaria de Actas de ATE) Blanca Oyarzún", denunció a este diario digital.

"Los policías, en su intento por justificar la represión, nos decían que no podían dejar pasar a los trabajadores por expresa orden de arriba (sic)".

Sin embargo, en un momento los agentes de seguridad terminaron cediendo y pudieron reunirse en asamblea.

"Es lamentable que tuviéramos que llegar a una situación de semejante violencia.

El gobierno está tirando de la cuerda con provocaciones constantes y ahora, incluso, pretende cercenarnos el derecho a la libertad sindical".

"Esta provocación es una demostración más del desprecio que el gobierno tiene por los trabajadores.

Nos quieren impedir el derecho a una asamblea y a una discusión salarial seria", concluyó.

Comentá la nota