Estatales esperan subas del 33% al 60%

Estatales esperan subas del 33% al 60%
Varios gremios consideran que hoy no se puede firmar una paritaria anual. ATE debutará en Salud, el sector que más reclama.

Más allá de que el Gobierno ya habría acordado con los gremios estatales que integran la CGT Regional Córdoba que la Provincia realice un anticipo a cuenta de las paritarias, los sindicatos que representan a los agentes del sector público mantienen firmes sus expectativas acerca de los aumentos que pretenden para 2014.

El piso del reclamo de los estatales parte del 33 por ciento –el porcentaje otorgado a la Policía provincial en diciembre pasado tras el autoacuartelamiento– y llega hasta un 60 por ciento que piden los médicos de los hospitales, que esta vez también estarán representados en la paritaria por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Córdoba.

El año pasado, la pauta salarial provincial fue del 26 por ciento promedio –en tres tramos–, pero llegó a 28 por ciento en algunas categorías de Educación y al 30 en otras de Salud.

En medio de la incertidumbre que genera el infrenable aumento de los precios de la canasta básica, algunos gremios –el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y ATE– consideran que en el actual contexto económico resulta inconveniente firmar una paritaria anual.

Dentro de ese marco, los sindicatos pujarán para que el anticipo a cuenta de paritaria sea el máximo posible para compensar la licuación del poder adquisitivo producida por la inflación tras la devaluación del 17,6 por ciento de hace dos semanas.

La Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) –uno de los gremios con mayor cantidad de afiliados y poder de presión en Córdoba– arranca con una expectativa de mínima del 33 por ciento, pero que por estas horas está más próximo al 40 por ciento, según admitió su titular, Juan Monserrat.

“Ahora no hay condiciones para nada”, alerta el gremialista, que ve detrás del aumento de precios un intento desestabilizador de grupos de poder económico, entre ellos los agroexportadores.

El SEP, que encabeza José Pihen, no da ningún número, pero menciona como referencia ineludible el 33 por ciento otorgado a la Policía. Pihen admitió en declaraciones a la prensa que en el actual contexto no se inclinaba por una paritaria anual.

Tanto en el actual gobierno como en el de Juan Schiaretti, todos los acuerdos salariales fueron suscriptos anualmente. En todos los casos se incluyó una cláusula de reapertura de la paritaria en caso de que se dispararan las variables económicas, pero nunca se aplicó.

Debut de ATE

ATE espera ansiosa a sentarse en la discusión salarial en representación del sector de la salud, juntamente con el SEP y Atsa, los gremios que hasta ahora tenían el monopolio para fijar también los salarios en los hospitales.

Con el aval del gobernador José Manuel de la Sota, el ministro de Salud, Francisco Fortuna, fue quien le abrió la puerta a ese sindicato enrolado en la CTA opositora, que cuenta con personería gremial.

María Teresa Romero, titular de ATE, dice que más allá de que se decida realizar un anticipo a cuenta, el Gobierno podría convocar esta semana a la paritaria. Romero considera también que el 33 por ciento otorgado a los policías es una referencia ineludible y señala que los técnicos del gremio están analizando una escala que incluye 44 cargos en el sector salud de arriba hacia abajo.

“En este momento es un absurdo pensar que se pueda cerrar una paritaria anual dada la situación del país”, señaló la sindicalista.

ATE coincide en términos generales con los planteos salariales que realizó la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), que aunque participa de la mesa de diálogo conformada en el Ministerio de Salud, no se sentará en la paritaria, ya que carece de personería gremial.

UTS plantea una recomposición salarial gradual que va del 45 por ciento hasta el 60 por ciento (para las licenciadas en enfermería). UTS pide un sueldo inicial de 13 mil pesos para los médicos y otras profesiones universitarias de salud de más de cinco años; 9.000 para los técnicos y 8.500 para los administrativos.

Tanto ATE como UTS y Médicos Unidos sostienen planteos salariales similares y están en diálogo entre sí.

Luz y Fuerza de Córdoba

Otro de los gremios estatales con fuerte poder de fuego ya envió una nota al directorio de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) para comenzar a discutir en la segunda quincena de febrero la pauta salarial.

El sindicato que encabeza el peronista Gabriel Suárez anticipó que pedirá como mínimo un aumento de 35 por ciento. El año pasado, el gremio lucifuercista acordó una mejora del 24,6 por ciento a cambio de incorporar más personal, lo que todavía no ocurrió.

El sindicato de los municipales de la ciudad de Córdoba (Suoem) tiene previsto iniciar las discusiones salariales con el Ejecutivo municipal a mediados de febrero.

No obstante, el titular del gremio, Rubén Daniele, dijo que resulta imposible en el actual marco económico adelantar un porcentaje, aunque descuenta que será superior al 26 por ciento del año pasado, por la mayor inflación.

Coment� la nota