Los estatales exigen una ayuda salarial de emergencia antes de fin de año

Los gremios que representan a los empleados públicos solicitaron al Gobierno que disponga el pago de una suma paliativa, hasta tanto se fije una recomposición de haberes en las paritarias previstas para los primeros meses de 2012. Aducen que la inflación ya “se comió” los aumentos otorgados en los últimos meses.
El incesante avance de la inflación y los anuncios sobre inminentes incrementos en el costo de los servicios amenazan con terminar de corroer el poder adquisitivo de los tucumanos.

Con ese argumento, los gremios que representan a los empleados públicos en la provincia reclaman al Gobierno que disponga una ayuda salarial de emergencia antes de fin de año. Aducen que esto serviría como un paliativo, hasta tanto se defina una recomposición de haberes, en el marco de las paritarias, previstas para los primeros meses de 2012.

Por separado, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), formalizaron el reclamo al Poder Ejecutivo, en la figura de los ministros de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Economía, Jorge Jiménez, la semana pasada, y esperan una respuesta en los próximos días.

"Nos reunimos con el ministro de Gobierno y con funcionarios del Ministerio de Economía para solicitar, entre otras reivindicaciones, una ayuda de emergencia, que sirva como anticipo a cuente del aumento que se fijará durante las paritarias salariales de febrero", precisó a EL SIGLO el dirigente Martín Rodríguez, de ATE.

El sindicalista sostuvo que "es necesario que se de este paliativo de manera urgente para contrarrestar los efectos de la inflación, que ya se comió todos los aumentos otorgados en lo que va del año".

Según Rodríguez, "es imposible para los trabajadores subsistir con los sueldos actuales, las necesidades son inmediatas y no se puede esperar tres o cuatro meses hasta que se abran las paritarias para que se otorgue una mejora. El Gobierno debe entender que la situación de los trabajadores es insostenible y que sus familias necesitan comer, no durante las fiestas, sino ahora", sentenció.

Otros reclamos

Tras informar que las autoridades se comprometieron a dar una respuesta a ese y otros planteos el próximo viernes, el representante de ATE aclaró que también solicitaron al Gobierno "que se renueven los contratos de los compañeros que fueron empleados antes de las elecciones y que ahora están comenzando a despedir, como si fueran material descartable".

Por otro lado, Rodríguez dijo que solicitaron al PE "que se avance con la equiparación de las Asignaciones Familiares de los actuales 240 pesos a los 270 pesos que comenzó a pagar la Nación en octubre".

Urgencia

A su turno, Luis Albornoz, secretario adjunto de UPCN, confirmó a nuestro diario que el viernes se reunieron con el Ministro de Economía "donde se planteó la necesidad de que se establezca el pago de un paliativo de manera urgente, antes de las fiestas, que les permita a los trabajadores poder terminar el año en una situación menos apremiante, hasta tanto se realicen las paritarias".

A la hora de justificar el reclamo, el gremialista sostuvo que "el poder adquisitivo de los trabajadores estatales está minado por la inflación y ahora se va a agravar con los aumentos previstos en todos los servicios. La canasta familiar está muy por encima de los sueldos que perciben los empleados públicos en la provincia", añadió.

Además, Albornoz indicó que también exigen "que se aumenten las Asignaciones Familiares, que a partir de octubre la Nación subió de 220 pesos a 270 pesos, por lo que la provincia está en mora".

Sobre el mismo punto, el dirigente de UPCN recordó que "en agosto de 2004 se firmó un acuerdo entre los gremios estatales y el Poder Ejecutivo en el cual la Provincia se comprometía a adherirse a todas las mejoras que establezca la Nación, pero en este caso no se está cumpliendo", insistió.

Para terminar, Albornoz estimó que "esta semana seguramente habrá una respuesta del Gobierno a estos planteos de reivindicaciones".

Municipales, en pie de guerra

Menos diplomática es la postura de los gremios que integran la Federación de Sindicatos Municipales y de Comunas Rurales del Interior, que convocó a un plenario de secretarios generales para mañana, a las 10.00, en Famaillá, a los fines de analizar posibles medidas de acción ante la falta de respuestas del PE a sus reclamos.

Entre otros puntos, desde el sector reclaman "un incremento salarial de emergencia para todos los estatales y municipales, que contemple la perdida del poder adquisitivo del salario", según informaron, a través de un comunicado, los dirigentes José Alberto Contreras y Luis Enzo Alarcón.

También exigen la "actualización del salario mínimo y de las asignaciones familiares por hijo, elevándolas a 270 pesos, retroactivo a octubre de 2011" y que se establezca la "cobertura de vacantes por jubilación y/o fallecimientos en los municipios a través de los hijos de los que dejan de pertenecer a la repartición municipal".

Finalmente, los municipales del Interior solicitan al Gobierno un "reencasillamiento general, elevando la categoría mínima a la 18, teniendo en cuenta que desde 2004 (hay trabajadores que) revisten la categoría 15; y el pase a la planta permanente de los empleados con tres años de antigüedad en los municipios y comunas rurales".

Coment� la nota