Los estatales inician hoy un paro de 48 horas

Fue un martes agitado en la Casa de Gobierno. A la mañana, el gobernador Oscar Jorge comenzó a delinear una agenda frenética.
En primer lugar la reunión con los intendentes que tenía prevista para el lunes, pero suspendió para viajar con urgencia a la Casa Rosada, donde se anunció la expropiación de las acciones de Repsol en YPF S.A. Los jefes comunales llegaron al Centro Cívico con el conflicto salarial como la temática principal.

Del encuentro surgió una convocatoria al diálogo para los gremios en lucha en la que participaron una decena de intendentes, todos ellos justicialistas, pero en la que los interlocutores de los gremialistas fueron los mismos de siempre: el ministro Coordinador, Ariel Rauschenberger; el titular de la cartera de Hacienda, Sergio Violo; y el ministro de Gobierno, César Rodríguez.

Sin cambios.

La oferta salarial del gobierno no sufrió cambios sustanciales, por eso la reunión duró apenas una hora. Lo último que Jorge propuso a los estatales fue un aumento anual del 19%, no acumulativo, dividido en tres pagos: 8% retroactivo a febrero, 6% para junio y 5% en octubre. Al igual que lo ofrecido a los docentes, el gobierno accedió a adelantar la cuota de octubre para septiembre y a convocarlos a una nueva negociación en agosto, para ver si es factible un nuevo aumento para el último trimestre.

Los estatales, que reclaman una suba anual del 35%, se fueron mascullando bronca. "Otra vez lo mismo", decían apenas trasponían la puerta del Salón de Acuerdos cuando todavía no eran las 19.30. Consultado por la posición de los intendentes presentes durante el cónclave, el titular del Sindicato de Trabajadores de la Salud Pública (Sitrasap), Carlos Ortellado, fue sintético y gráfico a la vez: "No hablaron".

El encuentro comenzó a las 18.19. Diego Alvarez, el subsecretario de Trabajo, invitó a los sindicalistas a pasar al salón a razón de dos representantes por cada gremio. Una vez sentados en el interior del recinto, vieron ingresar al gabinete provincial en pleno, junto a los intendentes Luis Larrañaga (Santa Rosa), Jorge Tebes (General Pico), Jorge Cabak (Macachín), Ariel Rojas (Toay), Julio Gerez (Puelches), Carlos Grazide (Gobernador Duval) y Roberto Kroneberger (Perú).

Movilización.

Del Centro Cívico, los dirigentes gremiales de ATE, UPCN, APEL, Judiciales, Salud, la Asociación de Profesionales del Hospital Lucio Molas, SOEM, Luz y Fuerza La Pampa, el Sitravip (viales provinciales) y Sipos, se fueron a la sede del último de los sindicatos citados, en la calle Alvear, donde terminaron de pulir los detalles del paro de 48 horas que ya tenían previsto y que no se alteró, justamente, porque de la reunión no surgió ninguna mejora sustancial en la oferta oficial.

Además del cese de actividades, que en cada sector tendrá su impronta, los gremios definieron que mañana, a las 10 horas, se concentrarán en la Plaza San Martín para realizar una nueva movilización como las que desarrollaron en las últimas jornadas de paro. Los dirigentes aseguraron que el malestar es creciente y vaticinaron una nueva marcha masiva, junto con un alto acatamiento en las dos jornadas.

Aplauso.

A la mañana, cuando había ingresado al Salón de Acuerdos, Jorge había sido recibido con un aplauso cerrado por los intendentes. Caminó sonriente, casi exultante, hasta la cabecera del recinto. De los 76 que firmaron la solicitada publicada el fin de semana, sólo uno faltó a la cita. La reunión comenzó a las 11.20 y finalizó a las 14. Los ministros Ariel Rauschenberger (Coordinación); Jacqueline Evangelista (Educación y Cultura), César Rodríguez (Gobierno), Sergio Violo (Hacienda), Abelardo Ferrán (Producción), Jorge Varela (Obras Públicas) y Mario González (Salud), lo flanquearon junto a otros funcionarios.

Cuando la reunión había terminado Jorge aclaró que su gobierno no presionó a ningún jefe comunal para firmar la solicitada del domingo en los diarios provinciales. "No es mi estilo apretar a nadie", dijo. Dijo que la reunión surgió por pedido de algunos intendentes que pedían que la política salarial se acordara entre todos, gobierno y municipios. Además, la cita con los gremios buscaba frenar el paro que ya había sido convocado, algo que finalmente no ocurrió.

El gobernador llamó a la reflexión

Anoche, en un mensaje a la comunidad difundido a través de la Subsecretaría de Medios, el gobernador Oscar Jorge llamó a la reflexión a los estatales. Describió la oferta salarial realizada y explicó cuáles son las razones por las que se niega a mejorarla.

"Atento a la situación general que vive el país (...) tenemos que ser cautos para no generar un déficit o quebranto. Estamos limitados legalmente a dar aumentos superiores a la pauta de ingresos mensuales que tiene la provincia", dijo.

Su escrito detalló cuál sería el ingreso de los agentes de la Ley 643 si se aplicara la suba que propuso: "Con el aumento total del 19% un empleado público, en septiembre, estaría cobrando $4.808,18 y con una familia tipo $5.275, esto para un ingresante". Aclaró que el personal de la Administración Provincial del Agua, la APE, la Justicia, Vialidad y Salud tiene "sueldos superiores".

"Le manifiesto a todos los pampeanos que no vamos a escapar a la difícil situación económica mundial", advirtió. Incluso puso la lupa sobre la situación de las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Salta y Chaco que "están pidiendo créditos del orden de los $3.500 millones en el exterior para salvar sus déficits". Es más, añadió que desde enero hasta hoy los recursos tuvieron una importante caída en las arcas provinciales. "Es por ello que llamo a la reflexión de todos los empleados públicos para que comprendan esta situación general", solicitó.

Jorge aseguró que desde que asumió como gobernador, en 2007, la provincia aumentó los salarios en un 175% contra el 117% de inflación que midieron las consultoras privadas, con lo cual, los salarios subieron "un 57% más" que la inflación. Por último, dijo que las huelgas "perjudican a la sociedad" y que, así, no tiene "una solución lógica" al conflicto.

Sueldos.

En otro parte oficial, Jorge explicó los motivos del retraso que sufrirá la liquidación complementaria de los sueldos de marzo. "No se ha podido cargar toda la información debido a la gran cantidad de novedades recibidas que excedieron la capacidad operativa de procesamiento y a las demoras de la presentación de documentación pertinente, sumado esto a los días feriados decretados y las medidas de fuerza llevadas a cabo por agentes de la Administración Pública", dijo y añadió que se está trabajando en la solución de los casos que se puedan plantear.

Antes, la Utelpa había expresado su malestar por "la no liquidación de salarios en tiempo y forma". El gremio sostuvo que los docentes fueron damnificados por no haber percibido sus salarios ni a fines de marzo ni el noveno día hábil, a pesar de haber presentado las declaraciones juradas en tiempo y forma.

Comentá la nota