“Este año fue el de peor relación con el PE, a pesar de que no hubo ni un solo paro”

 “Este año fue el de peor relación con el PE, a pesar de que no hubo ni un solo paro”
Ante el incumplimiento por parte del alperovismo en resolver las exigencias del sector de la salud, los trabajadores del área manifestaron su malestar por la situación y cargaron contra las autoridades. Sostuvieron que el Gobierno padece de una “soberbia” que no le permite dialogar. Advierten sobre la fragilidad de la paz social.
La falta de respuestas por parte del Gobierno tucumano a la exigencias planteadas desde el sector sanitario provincial, comenzó a levantar fuertes críticas de los trabajadores de la Salud para con las políticas implementadas desde el alperovismo y la manera de gestionar la relación entre las partes llevada a cabo por el Ministerio del área, a cargo de Pablo Yedlin.

Según sostuvo la secretaria general del Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud (SITAS), Adriana Bueno, "este año las tratativas fueron pésimas con todas las autoridades, no obtuvimos ningún tipo de solución ante nuestros requerimientos. Nada de lo que reclamamos nos fue atendido", indicó.

Al respecto, puso como ejemplo la parálisis en lo que refiere al tratamiento parlamentario de la Ley de Carrera Sanitaria, el pase a planta permanente de aquellos trabajadores que se encuentran brindando sus servicios en el sistema en calidad de agentes transitorios, a lo que se suma la mora en la confección de las listas, de manera conjunta entre la cartera sanitaria y el SITAS, relacionadas con el personal reemplazante de las dependencias sanitarias donde aún persisten cargos vacantes que no son cubiertos, afectando de esta manera la normal atención de las prestaciones. La queja de los galenos está fundamentada en que todos esos puntos se encuentran especificados en el acta acuerdo que rubricaron a principios de año con el Ejecutivo y que están siendo incumplidos.

"Las autoridades se encerraron en la indiferencia demostrando una conducta autista porque solamente se hace lo que ellos deciden y reaccionan de una forma susceptible ante la mínima crítica que podemos hacer", afirmó Bueno.

Asimismo, objetó la referente del sur tucumano que "en el Gobierno se acostumbraron a hacer todo solos, nosotros apostamos al diálogo durante este año, pero ellos parecen que de esa palabra conocen muy poco".

Indicó también que desde el alperovismo "creen que no haber realizado medidas de fuerza nos hace obsecuentes y aprovechan para obrar con muchísima soberbia hasta tratarnos de desestabilizadores ante nuestros cuestionamientos", planteó la galena.

Por esta situación, Bueno informó que ya comienza a reflejarse un malestar generalizado en el sistema, por lo que no son pocas las voces que reclaman el inicio de medidas de acción directa para demostrar en la práctica el fastidio para con el oficialismo.

"Cuando el que tiene el poder no quiere hablar, habrá que forzar de alguna manera ese diálogo. Este fue el año de peor relación con el Gobierno a pesar de que no hubo ni un solo paro", manifestó Bueno.

Por su parte, el secretario adjunto del SITAS, Julián Nassif cargó contra la actitud asumida por parte de Yedlin, quien descalificó a los médicos. "Con un gobierno que incumple con las actas firmadas, el Ministro de Salud se atreve de manera absolutamente equivocada a llamarnos mentirosos, en cambio aquello que se firma con la mano y se intenta borrar con el codo sí es una actitud que debe recibir ese calificativo", argumentó.

Finalmente, el pediatra aseveró que "nuestras asambleas firmaron un acta este año apostando al dialogo y a la paz social, parecería ser que el ministro de salud quiere romper la paz social y será el único responsable si eso ocurre", culminó.

Comentá la nota