Estibadores exigieron al Consorcio “la garantía de contrataciones trasparentes”

Lo hicieron mediante una movilización posterior a la audiencia ministerial en la que sólo consiguieron ropa nueva. El secretario general del Supa, Carlos Mezzamico, aclaró que lo que se pide “es un monitoreo para no sufrir discriminaciones en la contratación”
Tras celebrar una escueta y poco resolutiva audiencia en el Ministerio de Trabajo, en la que sólo consiguieron ropa nueva, los estibadores que cortaban desde el martes las terminales 2 y 3 del puerto decidieron levantar la medida de fuerza y movilizar hasta la sede del Consorcio Portuario.

Frente a los ventanales de la institución creada a principios del 2000, que hace poco más de un mes fue intervenida por orden del Gobierno provincial, el personal de la carga y descarga de cajones exigió a Matías Machinandiarena la garantía de “contrataciones transparentes” a partir de la implementación de un sistema de monitoreo.

El pedido de ésta fracción de trabajadores, que deviene a la derogación de la lista rotativa de espera como mecanismo de convocatoria al empleo, “es analizado” por estas horas por las autoridades del Consorcio Portuario, según le informó a El Atlántico un allegado al flamante interventor.

Pero más allá de lo que se defina institucionalmente, desde el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa) descartaron “por lo pronto” retomar las medidas de fuerza. “Es que levantamos para demostrar que tenemos voluntad de diálogo y que lo que pretendemos es respetar la decisión de una asamblea, que definió el sistema de contratación libre, pero a su vez evitar la marginación de algunos compañeros”, manifestó Carlos Mezzamico, secretario general del gremio.

En este caso, el conflicto responde a las consecuencias de un cambio definido en asamblea en el sistema de contratación de estibadores. Pese a que la decisión, por una supuesta connivencia entre patronales y dirigentes sindicales, cargue todavía con el peso del descrédito, 500 votos decidieron que la convocatoria al puesto de carga y descarga sea por selección patronal y no por orden de una lista rotativa con 137 nombres.

Así que la metodología que fuera legitimada en septiembre último conceda a los dueños de empresas y cooperativas la posibilidad de decidir con quién trabajar. Ya no rige entonces “el que sigue en la nómina”, sino el que es elegido con el dedo. Y algunos, por diversos motivos y como era de esperar, estarían quedando por fuera de toda selección.

Y para evitar justamente “esa discriminación” fue que una fracción de trabajadores se llamó a un bloqueo de las terminales portuarias y cortó los accesos por menos de 24 horas. Este miércoles al mediodía, tras una audiencia ministerial, la sentada se convirtió en movilización al Consorcio Portuario.

“Es que pensamos que es un gesto de voluntad para conversar y encontrar una salida a todo esto. En principio, como sindicato, no podemos desautorizar la decisión de una asamblea que hizo a un lado la lista rotativa, pero sí podemos pedir porque se garanticen mecanismos de no discriminación, para que todos los compañeros puedan trabajar”, razonó Mezzamico.

“Lo que queremos es que la libre contratación no implique una marginación de los trabajadores. Estamos detectando eso y desde el Supa vamos a exigir que se modifique. O al menos que se monitoree, como le pedimos al Consorcio Portuario”, completó el dirigente.

En la edición de ayer de este medio, Federico Blanco, trabajador del sector, contó que los dueños de cooperativas de estibaje “quieren implementar un sistema de contratación a dedo y discriminan a la gente mayor y a los trabajadores que hace años estamos en esto y reclamamos lo que nos corresponde por ley”.

“Si yo reclamo porque no cumplen con los derechos que tiene que tener cualquier trabajador, como los aportes y la obra social, me dejan sin trabajo”, advirtió el obrero, dando cuenta de la precaria situación a la que son sometidos.

AGRESIÓN A INTEGRANTE DEL CONSORCIO

En medio de la movilización del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa) al Consorcio Portuario un grupo de manifestantes agredió al gerente operativo de la entidad, Ricardo Manocchio. Al ser consultado por El Atlántico dijo estar dolorido y explicó: “Me pegaron de atrás y me fui desmayado”. Según informó no pudo identificar a quienes lo agredieron y tampoco realizará la denuncia.

Ante este hecho la Asociación del Personal de Dirección de Puertos Argentino decretó un paro para este jueves de 24 horas.

Comentá la nota