Estibadores paran en reclamo de una jubilación anticipada

Piden cobrar desde los 52 años un haber no menor a los 4 mil pesos, por realizar tareas insalubres como trabajadores activos. La medida de fuerza, que afecta a la carga y descarga de cajones, se levantará sólo si hay respuestas favorables desde la Nación
Los estibadores volvieron al paro. Desde la madrugada de ayer y por tiempo indeterminado, los afiliados al Sindicato Unido Portuarios Argentinos (Supa) sostienen una medida de fuerza para exigir al Ministerio de Trabajo de la Nación la firma de un decreto que los ubique como empleados con derecho a jubilarse a los 52 años con un haber no menor a los 4 mil pesos.

Lo que reclaman, en síntesis, es el cobro de una jubilación anticipada para los más de 650 trabajadores que en Mar del Plata nuclea el sector. De ese total, según los dirigentes del gremio, poco menos de la mitad estaría en condiciones de retirarse, pero no lo quiere hacer para percibir la mínima tras décadas de empleo insalubre.

Pese a las reuniones realizadas y a las sucesivas presentaciones administrativas ante órganos nacionales, los estibadores siguen esperando por respuestas favorables a su demanda. Y por ello que los obreros del sector, “cansados de esperar”, decidieron retomar a partir de ayer a las 00 las medidas de fuerza que resentirán el trabajo de carga y descarga en el puerto marplatense.

El paro será por tiempo indeterminado. Es decir, será por el tiempo que tarde en llegar el compromiso que necesitamos para que los compañeros se jubilen con los haberes que deben ser”, expresó Juan Carlos Ferreyra, el secretario general del Supa, durante la primera jornada de acción gremial, que se concentró frente a las puertas del Centro de Contrataciones ubicado en inmediaciones de la Prefectura Naval Mar del Plata.

Según el dirigente, el nivel de acatamiento fue del “cien por cien”. “Todos los compañeros vinieron y se sumaron porque se trata de una lucha que a la corta o a la larga nos beneficiará a todos. Estamos hablando de nuestras jubilaciones, que bien merecidas las tenemos por todo el esfuerzo que hacemos durante el tiempo en que estamos activos. No puede ser que empleándonos en tareas insalubres cobremos jubilaciones mínimas. Es una locura. Por eso que exigimos que atiendan nuestros reclamos”, se explicó Ferreyra.

Por último, el secretario general del Supa recordó que el año pasado, como el anterior, entregaron a la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, un proyecto para resolver el reclamo del sector. En ese documento, proponían lo que hoy se convirtió en demanda: retirarse a los 52 años con un haber que supere los 4 mil pesos.

Comentá la nota