Los estibadores reanudaron parcialmente sus actividades

Los estibadores reanudaron parcialmente sus actividades
Para evitar que el pescado se eche a perder, resolvieron limitarse a descargar los barcos que ingresen al Puerto. La semana próxima se reunirán en Buenos Aires con la viceministra de Trabajo de la Nación, que se encuentra fuera del país.
En el transcurso de una asamblea que realizaron en el ingreso a las terminales operativas 2 y 3 del Puerto local, los estibadores afiliados al Sindicato Unido Portuarios Argentinos resolvieron ayer reanudar sus actividades pero limitándolas a descargar los barcos que arriben al Puerto para evitar que el pescado que traigan en sus bodegas se eche a perder.

De este modo, levantaron parcialmente el paro que venían cumpliendo desde la 0 hora del martes y que afectó la actividad de los barcos congeladores, fresqueros y de los contenedores. Antes de decidir la medida, fueron informados por el titular del SUPA, Juan Carlos Ferreyra, acerca de la reunión que se mantuvo el miércoles con el intendente municipal, Gustavo Pulti, a quien se le dieron a conocer más detalles de la situación que afecta a más de dos centenares de trabajadores que, si bien están en condiciones de jubilarse, no pueden hacerlo en virtud de que formaron parte de cooperativas que no fueron reconocidas legalmente.

En diálogo con este medio, Juan Carlos Ferreyra señaló que "la que se está ocupando de nuestro reclamo es la viceministra de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, que actualmente se encuentra en Suiza, de donde va a regresar la semana próxima; una vez que esté en Buenos Aires nos va a recibir en una audiencia a la que el intendente prometió acompañarnos y en la que esperamos surja una solución".

Gestiones

Posteriormente recordó que "hace más de dos años que venimos haciendo reclamos vinculados a la jubilación de 250 trabajadores a los que la burocracia administrativa no les permite acceder a ese beneficio; desde que iniciamos la gestión, 16 dejaron de existir; hay otros que, como ya están fuera del circuito laboral, tienen que vivir con las dádivas que les dan sus familiares; hay gente que, a pesar de que tiene serios problemas físicos, se ve obligada a seguir trabajando", advirtió.

Tras expresar que "lo que necesitan es una solución inmediata", recordó que "en 1992 hubo un decreto desregulatorio que dio por tierra con todos los controles; a partir de allí proliferó el trabajo en negro y hoy se están pagando las consecuencias; si bien tenemos el apoyo político del ministro de Trabajo de la provincia, Oscar Cuartango y una media palabra en el sentido que la administración bonaerense se va a encargar de los aportes que les faltan, hay que destrabar ciertas cuestiones administrativas, saber qué es lo que debe cada trabajador y, cómo la mayoría de las empresas desaparecieron, acreditar la historia laboral de cada uno antes de 1992, lo cual es comprobable".

Finalmente sostuvo que "lo que le estamos pidiendo a la Anses es que acepte una declaración jurada con el aval de la Prefectura, ya que esta Fuerza de Seguridad cuenta con los antecedentes laborales de cada estibador"

Comentá la nota