"Esto nos va a enfurecer aún más"

Así lo expresó el secretario general de la CGT sanlorencina, Walter Cabrera, para luego agregar: "Lo que tienen que buscar es tratar de tranquilizarnos y juntarnos a dialogar sobre estos temas". Los puertos siguen parados.
En el tercer día de protesta en el cordón industrial, los empresarios recalentaron el conflicto al adelantar que si no se levanta el bloqueo que encabeza la CGT San Lorenzo en las terminales portuarias tendrán que suspender a un grupo de trabajadores. La respuesta de la organización sindical no tardó en llegar, y aseguraron que si se concretan las suspensiones profundizarán la protesta, lo que pronostica un escenario complejo de difícil resolución. "Nuestra intención no es suspender ni despedir a nadie, pero estamos avisando que si esto se prolonga en el tiempo y no hay vistas de una solución habrá que tomar alguna medida", dijo el titular de la Cámara de Comercio, Alberto Jacobson. "Si alguna de estas empresas toma una medida drástica, ya sea una suspensión o un despido, esto nos va a enfurecer más y no vamos a levantar la medida", indicó el secretario general de la CGT sanlorencina, Walter Cabrera, para luego agregar: "Lo que tienen que buscar es tratar de tranquilizarnos y juntarnos a dialogar sobre estos temas".

En diálogo con este diario, Jacobson indicó que "nadie habló de efectivizar las suspensiones mañana a la mañana, pero si las fábricas siguen paralizadas, no habrá más remedio que suspender turnos porque no se puede trabajar". El empresario fue más allá al señalar que "los primeros que van a sufrir son los tercerizados de las empresas de despidos".

Cabrera recogió el guante y contraatacó: "Queremos dejar bien en claro que desde esta confederal, y no es de ahora, siempre se ha dejado en acta cuando se termina un conflicto, todos los trabajadores que estén perjudicados por esta medida; dentro de la confederal o no, como el caso de los Aceiteros, si alguna de estas empresas toma una medida drástica esto nos va a enfurecer aún más y no vamos a levantar esta medida".

Por otra parte, y en sintonía con lo actuado por la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA); desde la Cámara de Comercio de San Lorenzo, que participó de las primeras negociaciones en el ámbito de la cartera laboral provincial que finalizaron abruptamente frente a la negativa de los empresarios a discutir salarios con la CGT, envió ayer un expediente al Ministerio de Trabajo de la Nación solicitándoles que intervengan en el conflicto.

"Creemos que es inevitable el abocamiento del Ministerio de Trabajo en el tema porque está empantanado", señaló Jacobson, quien consideró que "ni la CGT ni nosotros podemos sentarnos a discutir salarios, que se discuten en paritaria, del gremio con la Cámara respectiva". Según el dirigente, "podemos discutir condiciones de trabajo, seguridad e higiene, comités mixtos, y nos gustaría trabajar juntos con la CGT, pero estamos imposibilitados legalmente". En este sentido, y tal como señalaron a Rosario/12 fuentes del ministerio a cargo de Carlos Tomada, por el momento se limitarán a realizar un seguimiento diario de la situación.

La CGT San Lorenzo pretende para los trabajadores agrupados en Uocra, Empleados de Comercio, Estibadores y Marina Mercante, un salario mínimo conformado de cinco mil pesos, una cifra alcanzada en diciembre para los trabajadores nucleados en el sindicato de Aceiteros que conduce Pablo Reguera. Mientras el secretario General de la CGT San Lorenzo, Walter Cabrera, consideró que el reclamo abarca entre 8 mil y 10 mil trabajadores, desde las empresas sostuvieron que el número "no supera los mil"; otras estimaciones refieren que serían 3 mil los trabajadores de las agroexportadoras a los que según el dirigente sindical están "denigrando" con salarios promedios de 2.500 pesos.

En tanto, el director ejecutivo de la CIARA, Alberto Rodríguez, volvió a salir al cruce de las demandas de los trabajadores y aseguró en declaraciones a LT8 que "contrariamente a lo que piensa el imaginario colectivo, hoy por hoy, el sector no es rentable; tenemos una capacidad ociosa que no hemos tenido antes, estamos procesando con una capacidad de molienda del 70 por ciento cuando lo normal es del 85 y no hay que confundir rentabilidad con el precio del producto". "Si les va mal, ¿por qué en estos tres días que llevamos de protesta hay 80 buques en draga, qué vienen a buscar?, señaló Cabrera para dar por terminada la discusión.

Comentá la nota