"No estoy denunciado penalmente"

"No estoy denunciado penalmente"
El secretario general del sindicato de trabajadores municipales aseguró que no está implicado en la denuncia por presunto manejo indebido de fondos.
El secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Darío Quinteiro, aseguró ayer a La Voz del Pueblo que "soy uno de los que hace la denuncia, no un implicado en el problema, no estoy denunciado penalmente", en relación al caso de supuesto manejo indebido de fondos en el citado gremio y que fuera llevado a la justicia.

El viernes hubo una asamblea de afiliados al sindicato y allí se ventiló el tema, donde se supo que la conducción gremial presentó en la Fiscalía una denuncia penal contra Mario Vidaurreta, ahora ex secretario de Finanzas de la entidad gremial, por una supuesta malversación de fondos. Y allí se acusaba también a Quinteiro.

Se indicó que ambos dirigentes utilizaron para usos particulares una tarjeta corporativa que sólo debía utilizarse para fines sindicales.

"Lo que hay es una denuncia sobre mal uso de una tarjeta de crédito de parte del tesorero", puntualizó Quinteiro, aclarando que en su caso "pagué una cuota de un auto, pero esa plata fue devuelta ni bien cobré el sueldo".

Asimismo el sindicalista explicó que "se trata de una tarjeta corporativa" y admitió que de su parte "el error fue haberla usado para algo personal, la tarjeta lleva mi nombre como secretario general del gremio, que la otorga el banco a las empresas y que en este caso la entidad emisora es el banco Credicoop. El anterior secretario general, Carlos Otero, también tenía una, porque es para el manejo de la cuenta sindical".

Equivocado

En su defensa, Quinteiro señaló que se puede comprobar que el dinero "fue devuelto, pero está equivocado el que dice que estoy acusado penalmente sobre lo mismo que se acusa al tesorero. Soy uno de los que hace la denuncia como secretario general, ¿me voy a acusar y denunciar yo mismo?", interrogó el sindicalista.

De acuerdo a su testimonio, no está implicado en la denuncia efectuada. "El tema real es que en mi contra no hay ninguna denuncia penal, no se puede tomar mi caso como de malversación de fondos. Podríamos llamarlo exceso de confianza, porque ni siquiera actué de mala fe, ya que ni bien recibí mi sueldo devolví ese dinero. Si obraba de mala fe o con intensiones de no devolver esa plata no lo hubiera hecho nunca, incluso no hubiera pagado una sola cuota del auto con esa tarjeta, sino que hubiera pagado todas las cuotas".

Y en ese caso citó que las restantes cuotas "las seguí pagando a través de una caja de ahorros a mi nombre del Banco Provincia, de donde me debitaban" esos importes.

Quinteiro, quien estuvo presente en la reunión sindical del viernes, admitió ante los trabajadores asistentes la utilización de dicha tarjeta precisamente para el pago de la cuota de un auto que en su momento había comprado, e indicó que posteriormente reintegró la suma utilizada.

En cuanto a las mociones que se manejaron en la asamblea sobre la renuncia del secretario general del gremio, ratificó que allí se optó "por la moción de que continuemos y se aclaren las cosas".

Asimismo Quinteiro insistió en que "quede claro que soy uno de los denunciantes y no el que está acusado penalmente. Tengo una vida aparte del sindicato y esto me afectando, el que me conoce sabe que hace veinte años que vivo en el mismo lugar, que ando en remís porque no puedo arreglar mi auto, y tampoco pude seguir pagando la cuota del otro vehículo que me quise comprar porque no me da el sueldo. Y ahora parece que termino siendo el acusado de malversación de fondos y de quedarme con plata, cuando para nada es así. Soy denunciante, no denunciado", afirmó.

Memoria y balance

El tema del supuesto uso indebido de fondos del Sindicato de Trabajadores Municipales no era el punto que iba a tratar la asamblea realizada en instalaciones del Club Municipal, sino que se iba a discutir sobre la no presentación del balance y memoria de los ejercicios correspondientes a los años 2011 y 2012.

Al respecto, Quinteiro detalló que "es simple, la farmacia sindical, o mejor dicho la que llamamos nuestra farmacia, en realidad estaba tercerizada, y en verdad de forma ilegal, porque la ley de asociaciones de farmacias sindicales y mutuales dice que este tipo de farmacias tienen que estar dirigidas por el mismo sindicato o la misma mutual, no puede haber una tercerización".

Y agregó que "estaba tercerizada a gente de Buenos Aires, con lo cual no tenemos siquiera un solo balance de la farmacia, que tiene diecinueve ó veinte años. El balance tiene que ser general, del sindicato, la farmacia y del Club Municipal, y a diciembre de 2011 no tenemos ninguno, por lo cual no se pudo cerrar tampoco el del año siguiente porque no la pudimos integrar. Todo parte de una ilegalidad que de alguna manera estamos heredando nosotros", dijo en relación a la conducción sindical que asumió tras ganar las elecciones a las anteriores autoridades.

"Ahora la farmacia está administrada por el propio sindicato, a través de gente que está trabajando hace años bajo la supervisión gremial", subrayó.

Comentá la nota