La estrategia camionera para un feriado tormentoso

Analizan extender la medida al combustible y a la recolección de basura
Pablo Moyano convocó ayer a los delegados camioneros de todas las ramas del transporte. Los reunió en la sala de reuniones de la sede de la calle San José. Quería conocer de buena fuente en qué día era conveniente activar un paro de acuerdo al funcionamiento cotidiano de cada actividad. ¿El objetivo? Golpear con intensidad en el momento que mayor daño generaría la protesta.

De esta manera, el hijo del líder de la CGT y número dos en el escalafón jerárquico del gremio de los camioneros analizaba ayer con extender pasado mañana la medida de fuerza al transporte de combustibles y al suministro de mercadería para los supermercados.

A esto, Moyano le podría sumar un paro de la recolección de basura, lo que afectaría, principalmente, a una decena de municipios de la provincia de Buenos Aires y a la Capital Federal.

Nada se definirá antes de pasado mañana. Pablo Moyano lo resolverá durante el fin de semana junto con su padre y los dirigentes de mayor confianza, como Marcelo Aparicio y Pedro Mariani.

La estrategia del gremio será hacer sentir la huelga el miércoles que viene, que será feriado por el Día de la Bandera. Un dirigente cercano a Moyano se imaginó anoche un feriado con la basura de los porteños desparramada por las calles. Camioneros también cuenta con el poder para perjudicar el normal funcionamiento de la distribución del correo postal, y de los diarios y revistas.

"Cualquier otra rama del sindicato puede tomar la misma medida que adoptó la del transporte de caudales", señaló ayer Víctor Hugo Pistone, secretario administrativo del gremio.

La metodología de los paros sorpresa se mantendrá hasta que aparezca alguna señal de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) para mejorar la oferta de un aumento salarial del 18%.

Moyano había reclamado un alza del 30%, más un resarcimiento económico de entre 3000 y 4000 pesos por el "excesivo pago" del Impuesto a las Ganancias y por el hecho de que muchos trabajadores están excluidos del cobro de asignaciones familiares.

Durante otros conflictos, el sindicato de los Moyano siempre recurrió inicialmente a parar en las actividades que mayor malestar y repercusión social puedan tener.

"La ruta de las principales actividades a parar sería transporte de caudales, combustibles y recolección de residuos", comentó un empresario.

De todos modos, los próximos pasos de la medida de fuerza serán anunciados pasado mañana. Eso sí, Pablo Moyano desestimó abandonar la pelea y amenazó con un paro general del transporte en todo el país..

Comentá la nota