Una excusa para flexibilizar

Una excusa para flexibilizar

El Observatorio del Derecho Social de la CTA elaboró un informe en el que, contrariamente a lo que sostiene el Presidente, demuestra que el problema del ausentismo laboral es marginal. Aseguran que buscan crear las condiciones para avanzar en la flexibilización.

El Observatorio del Derecho Social advirtió que las quejas del presidente Mauricio Macri y los representantes de las cámaras patronales sobre el ausentismo laboral “no son más que un recurso retórico” para avanzar en una mayor flexibilización del trabajo. En un informe realizado a partir de datos oficiales, el centro de estudios de la CTA Autónoma indicó que “las ausencias imputables a los trabajadores se encuentran en niveles muy marginales”. El Presidente estuvo ayer en la fábrica de la gaseosa Manaos y volvió con sus críticas a los gremios, en este caso a los docentes. “Nos cuesta creer que los gremios decidan caer en paros, que lo único que hacen es afectar más ese compromiso de crearles herramientas a nuestros chicos”, lanzó.

“Hay un proyecto de flexibilización y medidas concretas en las que el gobierno ya avanzó, como el convenio con McDonald’s, que flexibilizó porque generó una modalidad contractual que no tiene consecuencias indemnizatorias. En el mismo sentido de recortar derechos va el proyecto de Primer Empleo. El discurso que ahora escuchamos sobre el ausentismo no se basa en la realidad; junto con el argumento de que hay que mejorar la productividad para atraer inversiones, apunta a crear un terreno propicio para seguir avanzando en esta línea flexibilizadora”, señaló Luis Campos, director del equipo que realizó el informe. El análisis señala que:

Las ausencias por razones imputables a los trabajadores afectaron, entre los años 2013 y 2015, al 0,66% del total de empleados. Esto es que se ausentó diariamente, sin causa, uno de cada 151 trabajadores.

Los principales motivos de las ausencias son las enfermedades y los accidentes (muchos de ellos originados o agravados por las condiciones de trabajo), que explican el 68 por ciento de las inasistencias.

Otros motivos son el uso de licencias reconocidas en la legislación o los convenios colectivos de trabajo, como la licencia por maternidad, por estudios, por motivos gremiales, nacimiento, matrimonio o fallecimiento.

El Observatorio pone en cuestión el argumento usualmente usado por los empleadores sobre que las ausencias por accidente o enfermedad son falsas causas alegadas para no ir a trabajar. “Los empleadores cuentan con facultades de supervisión y control que les permiten sancionar a aquellos que incurran en este tipo de conductas”. Recuerda además que “la ausencia por alguno de estos motivos suele implicar un alto costo”, ya que el trabajador deja de cobrar el presentismo.

“Resulta más que evidente que las faltas no imputables al trabajador no pueden considerarse como ‘ausentismo laboral’. Si el objetivo de la política laboral del gobierno nacional es reducir el ausentismo fundado en alguna de estas causas, ello solo podría lograrse a partir de que los trabajadores concurran a sus lugares de trabajo a pesar de estar enfermos o incapacitados por accidente, que no hagan uso de la licencia por estudios, que no utilicen las licencias gremiales previstas en los convenios colectivos, que no hagan uso de las licencias por maternidad, nacimiento, por matrimonio o por defunción” apunta el informe.

Los únicos casos sobre los que puede operarse para reducir las ausencias, concluye, es el de “enfermedades y accidentes”. “Ello depende de que se mejoren las condiciones en las que se realizan las tareas. Es decir, en gran medida la reducción de este ‘ausentismo laboral’ depende de los propios empleadores, punto que hasta el propio Ministerio de Trabajo reconoce”.

El informe cita palabras de la cartera que conduce Jorge Triaca que, en su Encuesta de Indicadores Laborales del segundo semestre de 2015, sostuvo que la proporción de ausentismo “se encuentra dentro de lo esperable, según las opiniones recogidas a través de informantes claves del sector privado.” En esta línea, agrega que gran parte de las enfermedades y accidentes están vinculados a las malas condiciones de trabajo, punto sobre el que el ministerio viene haciendo recomendaciones a las empresas, tanto de mejorar los lugares de trabajo para “disminuir las situaciones que provocan un alto estrés laboral”, como “intensificar las medidas para evitar accidentes”.

La lectura que hacen en la CTA es que el gobierno empuja el recorte de derechos laborales en todos los terrenos. “No va a poder modificar las licencias reconocidas por la ley, pero sí va a buscar bajar más en general los costos laborales modificando el sistema de negociación colectiva. Por eso busca reemplazar la negociación nacional por convenios regionales, y defiende la idea de negociación por empresa en detrimento de la negociación por actividad”.

Comentá la nota