Exempleados de Aunor le piden claridad al Gobierno

Exempleados de Aunor le piden claridad al Gobierno

El personal despedido pasará a la administración pública. Reclaman información y organización.

Los 55 exempleados de Aunor que podrán incorporarse a la Administración Pública tras la decisión del Gobierno de eliminar el peaje ubicado en el ingreso a Salta, tienen más dudas que certezas.

“¿Cuánto nos van a pagar? ¿Van a mantenernos los mismos salarios? Porque en el Estado se gana menos. Nos avisaron que pasaremos como contratados ¿por cuánto tiempo? ¿Que garantías hay de que nos van a renovar los contratos cuando se venzan? Nada de eso sabemos por eso le pedimos explicaciones ahora”, cuestionó públicamente Walter, uno de los exempleados del sector de mantenimiento de Aunor.

El Estado provincial les otorgó un plazo de 30 días para que respondan mediante un escrito si es que están dispuestos a incorporarse a la administración pública tras ser despedidos de Aunor por el cierre de la compañía.

Ayer, acudieron una docena de estos al Centro Cívico Grand Bourg para pedirle al secretario de la Función Pública, Roberto Robino, explicaciones sobre su futuro laboral. Y le llevaron los escritos para incorporarse a las dependencias del Ejecutivo, junto con los currículum vitae.

“Lo único que nos dijeron que los que trabajamos en el área de mantenimiento, vamos a seguir haciendo tareas similares en el mismo tramo de la ruta pero bajo la Dirección de Vialidad de Salta (Ruta Nacional 9). Ya nos dijeron que es por seis meses el contrato cuando entremos a la administración pero no se va a respetar antigedad. Y que la renovación va a ser automática pero no podemos confiarnos. Tampoco aclararon nuestros sueldos y dijeron que iban a estudiar con detalle cada caso”, contó otro exempleado que se desempeñaba en la reparación de la carretera.

Las aguas están divididas entre los exempleados. No todos consideran positivo que Aunor haya cerrado. En cambio, hay otros que están conformes porque les cambiará el régimen de trabajo.

Claudia Villagrán, quien se desempeñaba como cajera, manifestó “estoy conforme con lo que se decidió pese a que no todos pensamos igual. Por lo menos no vamos a quedarnos sin trabajo. Si bien sé que el sueldo no va a ser el mismo, también sé que no vamos a tener que trabajar feriados, domingos en Navidad o Año Nuevo como teníamos que hacer cuando estabamos en el peaje”.

Nada más para decir

El Tribuno se comunicó con Dycasa, el grupo empresario propietario del peaje de Aunor. Desde la compañía dijeron que no iban a explayarse sobre lo acontecido porque ya lo habían hecho en un comunicado el 30 de abril pasado donde anunció la imposibilidad de mantener 39 kilómetros de ruta con un peaje cuya tarifa estuvo congelada durante 9 años. “La evolución de los costos de operación y explotación que se debió afrontar sin el correspondiente acompañamiento de ajuste en las tarifas que no tuvieron modificación alguna en los últimos nueve años, lleva a una situación insostenible”, reza el comunicado.

El anuncio de la eliminación del peaje fue realizado el jueves pasado por el gobernador Juan Manuel Urtubey, tras considerar que “la empresa lo único que hacía aparte de cobrar el peaje era cortar el pasto al costado de la ruta y absolutamente no se hacía nada más porque no le daba los recursos para hacerlo”.

.¿Decisión contra el neoliberalismo?

El ministro de Gobierno, Eduardo Sylvester, realizó ayer declaraciones respecto a la decisión del Ejecutivo provincial de eliminar el peaje ubicado en el ingreso a la ciudad. El discurso del funcionario estuvo teñido de un fuerte contenido político ya que declaró que “se tomó una decisión que no debe tener antecedentes en el país -por lo menos en estos últimos tiempos- de terminar con una mecánica de pago en las rutas, un peaje que es un ícono del neoliberalismo”. Incluso expresó que se trató de “una decisión política que va de la mano y es coherente con lo que él (Urtubey ) planteó como eje de su gestión: poner la gestión al servicio de la gente y no al servicio de una recaudación, no al servicio de una empresa, de una situación que terminaba perjudicando a los propios salteños”. Sin embargo, lo que el ministro omitió explicar, si es que se trata de una medida contraria al neoliberalismo, es por qué las empresas de transportes de pasajeros y de cargas no pagarán siquiera un centavo para ingresar a la ciudad, pues son las que más daños generan sobre el pavimento de la ruta. Daños que ahora, pagarán todos los salteños. 

Comentá la nota