Exigen a Goye el pago del aguinaldo

Los municipales esperarán hoy una respuesta del intendente de Bariloche
Disgustados por la incertidumbre sobre el cobro del aguinaldo, los trabajadores municipales se reunieron ayer en asamblea en la plaza del Centro Cívico y le reclamaron al intendente Omar Goye que pague al menos una adelanto antes de Navidad.

Goye había propuesto recibir en su despacho a un grupo de delegados, pero ante la exigencia de los trabajadores debió bajar para dar explicaciones ante toda la asamblea.

El intendente describió el severo desfinanciamiento que arrastra el municipio y la necesidad de cubrir el "rojo" en el banco Patagonia que dejó la gestión anterior. Luego se comprometió a pagar la segunda cuota del aguinaldo el próximo 30 de diciembre.

La novedad fue mal recibida por los municipales, quienes pidieron cobrar aunque sea un adelanto esta misma semana porque de otro modo deberían esperar la Navidad "sin un mango".

Goye dijo que debía revisar una vez más los números y considerar el magro ingreso diario para ver si podía disponer de un pago parcial, que no pasaría de los 400 mil pesos, cuando el aguinaldo completo demanda un desembolso de 3,8 millones.

Hoy a primera hora los trabajadores volverán al Centro Cívico para escuchar una respuesta.

El malestar incluyó reproches a la conducción del Soyem por "no haber planteado antes" el reclamo cuando "sabían lo que se venía".

Ante la falta de recursos, Goye admitió la dependencia absoluta de los adelantos bancarios (que le cuestan al municipio más de 100 pesos mensuales de intereses) y recordó que el Patagonia exige dejar la cuenta corriente en cero al cierre del mes para prolongar luego la operatoria en descubierto.

El auxilio pedido al gobierno nacional nunca llegó y tampoco la provincia tendría posibilidad de ayudar a Bariloche. "Decile a Soria (por el gobernador) que mande plata" le gritó uno de los municipales a Goye durante el áspero intercambio.

El intendente dijo que el gobierno provincial podría haber retenido 1.400.000 de la coparticipación por un adelanto otorgado al ex intendente Cascón, pero optó por cobrarse en cuotas durante el próximo año.

Otro empleado le dijo a Goye que cuando se postuló al cargo "debía saber cómo estaba el municipio y con qué se iba a encontrar". El intendente del FpV aseguró que lo sabía pero que "magia no se puede hacer".

El Concejo Municipal resolverá en la sesión de hoy si autoriza a Goye a mantener los sobregiros en descubierto, por encima de lo que prevé la ordenanza de contabilidad.

El intendente pidió un permiso por 2,5% del presupuesto vigente (serían 7 millones de pesos) hasta junio próximo. Pero los concejales no estarían dispuestos a otorgarle más de tres meses.

En los fundamentos del proyecto Goye y sus colaboradores señalan que los adelantos del banco, a pesar de su costo financiero, son indispensables para pagar los salarios hasta que puedan elaborar y proponer un "plan maestro de desendeudamiento municipal".

Comentá la nota