Las dos CGT exigen un piso del 25% en la suba salarial de este año

Las dos CGT exigen un piso del 25% en la suba salarial de este año
Por Carlos Galván

Tanto la opositora que lidera Moyano, como la oficialista que conduce Caló coinciden en que la paritaria debe reflejar como mínimo, la inflación real de 2012

Ni aun de vacaciones Hugo Moyano piensa en una tregua en su pelea con Cristina Kirchner. El camionero –se tomó la primera quincena de enero y la última semana descansó en su casa de Parque Leloir– ya salió a cascotear la pretensión de la Casa Rosada de que las paritarias tengan este año un techo del 20% . “Ni nosotros ni ningún gremio va a aceptar una pauta salarial inferior a la inflación”, aseguró a Clarín . Y enseguida completó: “Los aumentos van a estar, en promedio, en el orden del 25%”.

La postura del jefe de la CGT opositora puede considerarse previsible. Más llamativo es que en la CGT alineada con la administración K tampoco piensan en aceptar topes en las discusiones salariales.

“Ninguna organización va a aceptar firmar por un 20%.

Los aumentos salariales de este año van a estar entre 24 y 30% . ¿Opositor yo? No, querido, de lo que se trata es de defender los mangos de la gente”, dijo el lucifuercista Oscar Lescano, miembro de la mesa chica de la central que lidera el metalúrgico Antonio Caló.

Irónico, Lescano agregó: “Yo firmo por el 20%, pero si es por 6 meses y después nos sentamos a negociar otro aumento para el resto del año”. Es un punto insoslayable en las negociaciones que se vienen. Gobierno y empresarios temen que la discusión paritaria sea un asunto permanente a lo largo del año. Sobre todo porque perciben que la inflación se acelera.

Un sindicalista de excelente llegada al Gobierno y que integra la conducción de la CGT oficialista coincidió con Lescano. “ La inflación de 2012 fue de entre 23,5 y 24% , así que los reclamos salariales estarán por arriba de esos valores”, advirtió.

Según Moyano, “con esta inflación desbordante ni los gremios oficialistas pueden firmar por el porcentaje que quiere el Gobierno”. El pronóstico del camionero es que en 2013 será “muy elevado” el índice de protestas debido a reclamos salariales.

En realidad las primeras discusiones paritarias de este año ya comenzaron con tono conflictivo. En diciembre, por ejemplo, la Asociación Bancaria realizó un paro total de actividades para reclamar una suma para este primer trimestre de $1.800 por mes, que representa un aumento del 25% en el sueldo inicial de $7.220 de los bancarios. Trabajo dictó la conciliación obligatoria, pero por ahora no se vislumbra que vaya a haber acuerdo: en sintonía con el Gobierno, las cámaras que agrupan a las entidades financieras ofrecen una suba del 20%.

Los trabajadores aceiteros realizaron un paro esta semana en demanda de una suba promedio del 26%. La oferta de los empresarios fue de un 16% de aumento. También en este caso la cartera laboral dictó la conciliación obligatoria.

Otros gremios, en cambio, decidieron patear para más adelante el comienzo de sus discusiones paritarias a la espera de que el Gobierno modifique el impuesto a las Ganancias. Es el caso, por ejemplo, de los mecánicos de SMATA y de la Federación de Trabajadores del Petróleo y el Gas.

Estos dos sindicatos, que integran la CGT alineada con la Casa Rosada, esperarán a que el Gobierno modifique el impuesto a las Ganancias para negociar sus subas salariales de este año.

Para Hugo Moyano esa es la estrategia que aplicarán la enorme mayoría de los gremios, tanto oficialistas como opositores. “Mientras no se modifique Ganancias no tiene sentido discutir el aumento de salario”, apuntó.

Ante este panorama de paritarias trabadas, el camionero cree que el Gobierno debería anunciar “lo antes posible” una actualización del mínimo no imponible. Pero la impresión que tienen en la CGT de Caló es otra: que recién en marzo podría haber novedades sobre Ganancias .

El camionero, por otro lado, consideró “inviable” una actualización del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias del orden del 20%: “Deberá ser bastante mayor, más aún si se tiene en cuenta que hace dos años que no lo modifican”.

De acuerdo a los cálculos del jefe de la CGT opositora, el mínimo no imponible debería ser llevado a $ 12.500. “Menos no tiene sentido”, consideró. En esto el camionero y sus archirrivales también coinciden: en la CGT oficialista estiman que si se actualizase como corresponde el piso de Ganancias debería rondar los $ 12.500.

Comentá la nota