Exigen la renuncia al frente de la Uocra de Gerardo Martínez

Exigen la renuncia al frente de la Uocra de Gerardo Martínez
Lo pidió un gremio opositor; objeta su actuación durante la dictadura
El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción (Sitraic) exigió ayer la renuncia del secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Gerardo Martínez, por su supuesto desempeño como agente de Inteligencia en Campo de Mayo durante la última dictadura.

"Desde el Sitraic exigimos la renuncia de un represor, indigno para representar a los trabajadores de la construcción en la Uocra", señaló en un comunicado el secretario general del gremio, Víctor Grosi.

Los referentes del Sitraic están enfrentados con el grupo de la Uocra, que lidera Martínez, y además acompañaron al jefe de los camioneros, Hugo Moyano, a la Plaza de Mayo en el paro general que le hizo la CGT antikirchnerista al Gobierno. El Sitraic reúne a un grupo de gremios de la industria de la construcción, pero su alcance es muy limitado a nivel político y gremial. Sus asociados se circunscriben a la órbita de la Capital Federal y al Gran Buenos Aires.

El 20 de julio de 2011, el Sitraic y diferentes organismos de Derechos Humanos presentaron en los tribunales una denuncia contra Martínez por, presuntamente, integrar el Batallón 601 de Inteligencia.

La acusación requirió que Martínez sea citado a prestar declaración indagatoria y se solicitó su detención por su presunta responsabilidad en el secuestro y desaparición de 105 albañiles afiliados al gremio durante la dictadura.

El diario Clarín publicó ayer una documentación en la que reveló el legajo de la Inteligencia Militar del jefe de la Uocra. Tras conocerse los datos para el Sitraic "queda clara la participación de Gerardo Martínez no sólo como agente secreto, sino como integrante de grupos represivos".

Allí se mencionó que el gremialista fue presentado "en julio de 1981 en el Destacamento de Inteligencia 201, con asiento en la guarnición de Campo de Mayo, y comienza a actuar en octubre de 1981".

"El titular de la Uocra ingresó en la Inteligencia Militar a los 25 años, con el seudónimo de «Mansilla Gabriel Antonio». Su especialidad fue «agente de reunión en el ámbito gremial». Así consta en el legajo microfilmado del Departamento de Personal de la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor del Ejército en donde se detalla que era conceptuado como "un agente leal y útil" para los represores.

En su momento, Martínez presentó un escrito en la Justicia en el que no desmintió explícitamente que haya integrado el Batallón 601 de Inteligencia del Ejército durante la dictadura. En el documento, anunció que realizaría "una investigación en relación con las 105 personas desaparecidas de la actividad de la construcción que han mencionado los distintos medios de comunicación en la publicidad dada a la denuncia".

Luego Martínez publicó una solicitada en los diarios, en la cual negó haber participado en "actividades represivas de las Fuerzas Armadas" en la dictadura, y rechazó haber integrado el Batallón de Inteligencia 601 del Ejército.

Los sectores que responden a Martínez atribuyen la denuncia del Sitraic y el pedido de renuncia al gremio de la Uocra a los enfrentamientos internos que se desarrollan en el espacio gremial. También sostienen que ello se debe al posicionamiento público que tuvo el jefe de los obreros de la construcción tras alinearse al Gobierno, luego de que se concretó la fractura de la CGT.

LOS HECHOS

El documento en el legajo de la Inteligencia Militar figura que entre 1981 y 1984 Gerardo Martínez operó para la Inteligencia Militar desde el Destacamento 2001 de Campo de Mayo.

La objeción El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción exigió la renuncia de Martínez en la Uocra tras conocer esta documentación.

La denuncia Este sindicado, junto con organismos de derechos humanos, se presentó el año pasado en la Justicia con datos que revelaban la presunta vinculación de Martínez con la dictadura.

Coment� la nota