Exmunicipales traen su protesta a la capital

Parte del grupo de trabajadores municipales cesanteados por el intendente de Isla de Cañas trasladaron su protesta a la capital de nuestra provincia.
Al menos unas 20 personas se instalaron frente al edificio de la Legislatura para exigir la mediación de diputados y senadores en el conflicto que ya lleva dos meses.

El pasado 21 de diciembre el intendente Rafael Quispe había cesanteado a 14 empleados de planta permanente. El último 23 de febrero, un día antes de la histórica manifestación en la plaza del pueblo, Quispe despidió a otras 6 mujeres que cumplían su tarea en las instituciones educativas del lugar. Así, 20 familias quedaban sin salarios que arrancan en 500 pesos y no superan los 1.700.

El 24 de febrero se registró la primera marcha y movilización de protesta de Isla de Cañas. Ese día finalizaba la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo provincial, aunque los municipales no volvían al trabajo.

Al menos 50 personas intentaron de forma pacífica dialogar con el intendente para buscar una solución al drama laboral. Eso nunca sucedió, Quispe no atendió a nadie y decidieron trasladar la protesta a las calles de Salta para exigir que el Poder Legislativo interceda ante el jefe comunal y lo convoque a dar explicaciones ante las cámaras. El concejal Tito Aramayo también estuvo ayer en calle Mitre y pidió la colaboración del Gobierno provincial para mediar en el conflicto. El secretario general de la delegación local de UPCN dijo que los manifestantes se quedarán indefinidamente en la plaza hasta que se escuche alguna respuesta de la Legislatura.

Coment� la nota