Se extienden los reclamos salariales

Mientras los intendentes hacen números para este año tras conocer los índices de coparticipación de la Provincia y ajustan las tasas para tener las cuentas ordenadas, los municipales comienzan a presionar con aumentos salariales
Si bien algunos distritos ya otorgaron subas desde enero que van del 15 al 20 por ciento, otros atraviesan pedidos que llegan hasta el 50 por ciento y tanto en Azul como Tandil los trabajadores instalaron carpas para hacer más visible el reclamo.

Como sucede cada año a esta altura, los municipales buscan marcar terreno en lo que será una difícil discusión salarial. Es que varios intendentes que asumieron sus gobiernos en diciembre aducen que les dejaron las arcas desordenadas y con deudas abultadas. Por eso apelaron al ajuste de tasas y pretenden que la negociación por los sueldos no se dispare por encima de los 20 puntos.

Al respecto, el titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), Rubén García, vaticinó un año "conflictivo" en el territorio y cargó contra los intendentes que no respetan al trabajador. "Va a haber una fuerte embestida nuestra porque no puede ser que haya sueldos que tienen un básico de 1200 pesos", explicó Algunas de las comunas que se adelantaron a la discusión y dieron aumentos son Rivadavia (20 por ciento), Junín (25 por ciento desde febrero), mientras que en Patagones y Pinto otorgaron un 15 por ciento. En Lincoln, también se dará desde abril un porcentaje similar a estas últimas ciudades, aunque desde ATE lo calificaron como insuficiente y aseguraron que pedirán una nueva suma desde mitad de año.

Para García, no se puede hablar de porcentajes porque cada distrito tiene sus problemáticas. Pero aclaró: "Las paritarias no pueden tener techo. Hay que hacer un sinceramiento salarial". Asimismo, el secretario General de la Confederación de Trabajadores Municipales de Argentina (CTM) cargó contra intendentes que perdieron las elecciones y antes de irse nombraron nuevos empleados o aquellos que tomaron gente para la campaña y ahora se dieron cuenta que tienen un plantel muy amplio.

"No se respeta la carrera municipal. Nosotros defendemos a trabajadores no a ñoquis. Hay gente que ganaba 6 mil pesos y los intendentes antes de dejar la comuna los pasaron a planta. Esos son ñoquis", sostuvo el dirigente. Y también criticó a los "barones" del conurbano que se apropiaron de los planes Argentina Trabajaba para reemplazar la planta permanente, ya que son pagados por el Gobierno nacional y así evitan hacer ellos las erogaciones.

Entre las ciudades que atraviesan conflictos más marcados están Tandil y Azul, donde los trabajadores montaron desde hace días una carpa como señal de reclamo. En el distrito serrana se rechazó una propuesta del Ejecutivo del 13 por ciento e insisten con una suba del 30. En la segunda localidad, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (Soempa) pide un porcentaje similar de incremento, pero desde la comuna recién el 10 de febrero elevarán una propuesta. Sin embargo, el intendente José Inza (FpV) fue muy duro con el organismo y dijo que no cederán a "presiones" ni pueden "rifar el Municipio por atender un reclamo gremial político".

Desde el norte de la provincia, en San Nicolás, los trabajadores pretenden una suba del 50 por ciento, que llevaría al haber básico, en la mínima categoría, a unos 2.400 pesos. En tanto, en Brandsen quieren llevar al salario mínimo a ese mismo valor, aunque aquí, en la actualidad, ronda los

1.200 pesos

Comentá la nota