Facundo Moyano, contra la Presidenta

Facundo Moyano, contra la Presidenta
Dijo que "no aceptó nunca la disidencia"; rompió su habitual mesura con el Gobierno
Facundo Moyano optó por su padre. El diputado del Frente para la Victoria dejó de lado ayer su habitual mesura para hablar del gobierno nacional y le apuntó directamente a Cristina Kichner.

"La Presidenta no aceptó nunca una disidencia, cada vez se achica más el margen democrático", dijo el hijo de Hugo Moyano y dirigente del sindicato de los empleados de peajes.

En total sintonía con el discurso de la CGT opositora, Facundo Moyano consideró "intolerante" a la Presidenta y dijo que tiene "un discurso casi antisindical". La responsabilizó a ella por el enfrentamiento entre un sector del gremialismo y el Gobierno a raíz de su "pirotecnia discursiva" que "se aleja cada vez más de la realidad".

A diferencia de su hermano Pablo, Facundo Moyano siempre había destacado su filiación al kirchnerismo. Fundó la Juventud Sindical y llegó a ser un nexo entre la CGT y la agrupación ultrakirchnerista La Cámpora. En los últimos días había mantenido silencio mientras su padre subía el tono contra el Gobierno.

Ayer cambió y mostró toda su desilusión con la actitud del Gobierno. Pero, no obstante eso, admitió que volvería a votar a la Presidenta si existiera la posibilidad constitucional. Advirtió sí que lo haría porque no ve "una alternativa superadora hoy", lo que "no quiere decir que, mañana, aparezca o que se pueda construir".

En declaraciones a una radio porteña, Moyano se refirió críticamente al discurso del día anterior de la Presidenta, en el que mencionó como "saboteadores" a los gremialistas opositores.

"Son discursos que tienen que ver con una práctica bastante intolerante", fustigó el hijo de Hugo Moyano.

Según él, "hay una particularidad en un sector del kirchnerismo de no aceptar el disenso, un margen de planteo que marque una diferencia con cuestiones que se tienen que entender", como las protestas gremiales.

"No me refiero solamente a las últimas intervenciones o lo que vimos cuando el conflicto de la CGT se puso de manifiesto, sino desde mucho antes, desde aquel recordado acto en José C. Paz en el que hizo referencia muy despectiva a los gremios de Aerolíneas Argentinas", recordó.

Y añadió: "Yo estuve en una reunión en la Casa Rosada, donde la Presidenta hizo referencia a los sindicalistas, los trató de corruptos; no con esas palabras, pero dijo que los sindicalistas compraban dólares y que, cuando las cosas estaban difíciles, los sindicalistas iban a sus respectivas casas, que siempre eran lindas". Aquella referencia, justamente, había sido, según se sospecha, una alusión a operaciones del gremio de los peajes que conduce el joven Moyano.

Comentá la nota