FAMAR confirmó el despido de 45 trabajadores

La empresa emitió un comunicado señalando que habiendo trascurrido el plazo acordado entre las partes y «no habiéndose producido nuevos programas, FAMAR ha dado cumplimiento con todas sus obligaciones, incluyendo el 100% de los pagos a su cargo».

Un día después del «Día del Trabajador» y a través de un comunicado oficial, la empresa FAMAR brindó una explicación cronológica de los sucesos, indicando que al no haberse puesto en producción nuevos programas, desde mayo operan los despidos formalizados el 13 de diciembre del año pasado.

La empresa aseguró que se había acordado entre las partes licenciar al personal despedido durante los meses de febrero, marzo y abril, percibiendo durante dicho lapso una prestación no remunerativa. Pero a partir del corriente mes de mayo, al no haberse modificado la situación productiva, los despidos son un hecho.

El comunicado oficial recuerda que «el pasado 6 de febrero de 2013, FAMAR, en conjunto con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el cuerpo de Delegados de FAMAR, Autoridades Provinciales y los Ministerios de Trabajo de la Nación y Provincia firmaron un acuerdo que consistió en licenciar al personal comprendido en el mismo por los meses de febrero, marzo y abril percibiendo durante dicho lapso una prestación no remunerativa».

Y que «se acordó asimismo que, en la medida que durante la vigencia de la licencia, la empresa pudiera poner en producción nuevos programas, se procedería a la reincorporación parcial o total del personal. Una vez terminado el plazo, la desvinculación sería efectiva».

Según señalan «este acuerdo fue firmado por la totalidad de las personas comprendidas y ha sido debidamente homologado por la autoridad de aplicación».

Y que «habiendo trascurrido dicho plazo y no habiéndose producido nuevos programas, FAMAR ha dado cumplimiento con todas sus obligaciones, incluyendo el 100% de los pagos a su cargo».

Finalmente manifiestan que FAMAR «renueva su compromiso de continuar su producción en Tierra del Fuego ya que con el volumen actual de actividad y la dotación existente asegura la sustentabilidad de la operación, siempre y cuando no sufra situaciones que afecten el desarrollo normal de la producción».

Comentá la nota