Los ferroviarios amenazan con otro paro

Los ferroviarios amenazan con otro paro
El secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, justificó la medida de fuerza y advirtió que mañana podría seguir el conflicto.
El secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, justificó hoy la medida de fuerza que paralizó a los trenes suburbanos, dijo que avisó de la decisión al gobierno nacional y que la protesta se adoptó por la falta de pago del aguinaldo y no por la propuesta oficial para instalar cámaras de video en las cabinas de los trenes.

"La medida se podía haber resuelto porque se les pidió a los empresarios y a los funcionarios que nos enviaran si habían hecho el depósito bancario, y a las 14 nos cortaron el teléfono y no nos mandaron los depósitos para que podamos levantar la medida", dijo en conferencia de prensa.

"El único miedo de nosotros es que nos empiecen a armar causas a los dirigentes gremiales", dijo respecto a la denuncia que el ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo anunció que realizará en su contra, y tras afirmar que "no tenemos ninguna autocrítica para hacernos", sostuvo que "nosotros no hicimos ninguna medida rechazando las cámaras" de video.

Maturano consideró que "no hicimos nada fuera de la ley" y advirtió que "si no nos pagan los salarios como dice la ley vamos a retener tareas nuevamente".

El dirigente explicó que hasta el miércoles "el 50 por ciento de los trabajadores habían cobrado el aguinaldo en término" y como "nosotros no tenemos trabajadores diferentes por eso hicimos la protesta".

Consultado sobre la amenaza de Randazzo de denunciarlo penalmente por el paro, Maturano dijo que "nosotros no extorsionamos, reclamamos el derecho de la ley".

"El único miedo de nosotros es que nos empiecen a armar causas a los dirigentes gremiales. Estamos acostumbrados a esto y estamos a disposición de la justicia", dijo.

Tras recalcar que la protesta fue una "retención de tareas" en lugar de un "paro", Maturano negó que la medida fuera por la instalación de cámaras en las cabinas de los trenes.

"Queremos las cámaras, pero queremos muchas más cámaras para que salgan los verdaderos responsables de los accidentes. Hay trenes que tienen puertas que no cierran, ni las medidas de seguridad. Nos negamos a sacar esas formaciones y la empresa está constatando esas deficiencias. Queremos que vengan las cámaras", desafió.

Maturano sostuvo que "no tenemos ninguna autocrítica para hacernos. Les dimos a los empresarios y funcionarios la salida. No nos dieron solución y por eso hicimos la medida".

Comentá la nota