Los ferroviarios deciden hoy si paralizarán la línea

Será hoy un día decisivo para el servicio de la línea Sarmiento. Al mediodía, los delegados de los trabajadores realizarán una asamblea en la que decidirán si paralizarán los trenes en reclamo de un 30% de aumento salarial y la eliminación del Impuesto a las Ganancias sobre sus sueldos.
Este mediodía, según anticipó el líder de la lista bordó de la Unión Ferroviaria, Rubén Sobrero , los delegados de la línea Sarmiento concretarán un cese de actividades -que supuestamente no repercutirá en las prestaciones- para reunirse en los talleres de Haedo y definir cuál será la medida de fuerza que pondrán en marcha.

Si bien, en principio, cualquier huelga o protesta sólo se concretaría la semana próxima, porque el impacto siempre es mayor en días hábiles, no se descarta que pueda adelantarse.

Tal como informó ayer LA NACION, los ferroviarios pretenden conseguir respuestas al reclamo de un aumento salarial del 30 por ciento y a la eliminación del Impuesto a las Ganancias sobre los salarios.

Anteayer, los trabajadores del sector se concentraron en la estación de Once y luego marcharon hasta las oficinas del ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Como no recibieron una respuesta que consideraran "satisfactoria", decidieron avanzar con el cese de actividades para hacer una asamblea este mediodía.

Además del conflicto salarial, los delegados también protestan contra la instalación del sistema SUBE en las boleterías. Entienden que, si se amplían las máquinas automáticas ya existentes para sacar pasajes en los andenes, con la posibilidad de cargar en ellas la tarjeta SUBE, "están amenazados los puestos laborales". Por eso, desde hace casi tres semanas los boleteros no están cobrando el pasaje.

"Qué orgulloso q me siento de los boleteros del Sarmiento. La lucha no se negocia, la dignidad no se vende...", arengó ayer en la red social Twitter el dirigente Sobrero, desde el alias @pollosobrero.

Y, en rigor, los reclamos de los ferroviarios pretenden ir mucho más allá: también quieren impedir el funcionamiento de los ómnibus que la Secretaría de Transporte de la Nación habilitó durante la noche para reemplazar a los servicios del Sarmiento, que fueron suspendidos para permitir la concreción de obras en el tendido férreo.

Ayer, también en Twitter, Sobrero insistió en que la línea Sarmiento -que en febrero pasado fue escenario de una de las peores tragedias ferroviarias de la historia- atraviesa su peor momento. Por eso volvió a convocar a los trabajadores a la asamblea prevista para las 12 en Haedo. "Ahí decidiremos entre todos los pasos a seguir", explicó.

Comentá la nota