UTA y Fetap dudan de las “guardias mínimas”

Mestre presentó el nuevo Marco del Transporte. Quiere que, en caso de paro, trabaje el 30% de la flota. Los choferes resisten; cautela empresaria.
El intendente Ramón Mestre presentó ayer el proyecto del Marco Regulatorio del Transporte Urbano, con un eje principal: que se cree una guardia mínima (el 30 por ciento de la flota de colectivos) en caso de que los choferes protagonicen una medida de fuerza. Sin embargo, los trabajadores no están de acuerdo y los empresarios sostuvieron que se trata de una medida “poco viable”.

La puesta en escena en el salón del Palacio Municipal cosechó el aplauso de los radicales y el visto bueno de los usuarios, cansados de quedar a pie por los paros de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Pero recibió un gesto adusto de los colectiveros y de los empresarios. Por separado, están seguros que declarar al transporte como un “servicio esencial” –que funcione igual, aunque los colectiveros estén de paro–, es complicado, y eso puso incómodos.

A tal punto que, al término de la presentación oficial, Mestre se movió con rapidez e invitó a dirigentes gremiales de la UTA y a integrantes de la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap) a tomar un cafecito en su despacho. Claramente, el punto más álgido del futuro marco (que entrará hoy al Concejo Deliberante) es la propuesta de “guardias mínimas”.

El secretario de Transporte, Juan Pablo Díaz Cardeilhac, explicó que se tratará de un servicio esencial, a dialogar con las partes involucradas. Y que la idea concreta es que, en caso de que los choferes estén de paro, trabaje el 30 por ciento de la flota en las líneas centrales o troncales.

Para que prospere esta iniciativa, habrá que esperar a que sea tratada en el Concejo Deliberante. Después se vendrán las pliegos y la licitación integral de todos los urbanos. En ese proceso se definirá si seguirán en la prestación la estatal Tamse y las privadas Coniferal y Ciudad de Córdoba. “Queremos que el primer semestre del año que viene ya esté el nuevo transporte”, dijo el funcionario.

También se propuso un nuevo sistema de GPS, más perfeccionado que el actual, con un central y una mesa de atención de los usuarios.

Todos estos puntos son nuevos, pero ninguno tan polémico como el de las guardias mínimas. Día a Día habló con gremialistas y empresarios, por separado, antes de que ingresaran a la reunión privada con Mestre.

El secretario general de la UTA, Alfredo Peñaloza, explicó: “Vinimos a la presentación porque fuimos invitados, pero lo que plantean rompe con el derecho a huelga, como lo dice la OIT (Organización Internacional del Trabajo). Es inconstitucional”. Con más reservas, los empresarios dijeron: “Lo que quiere Mestre no se podrá cumplir. ¿Quién va a sacar parte de la flota para que rompan colectivos, por inseguridad? No lo vemos posible, casi que es una puesta en escena”.

..............

Paradas

El nuevo proyecto establece que un usuario no camine más de 600 metros para tomar el colectivo.

.......................

Se cayó la amenaza de paro en los urbanos

Los choferes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y los empresarios llegaron ayer a un acuerdo por el pago de un retroactivos y el descuento de los tres días de paro que realizaron los trabajadores en mayo.

En una reunión en el Ministerio de Trabajo resolvieron el cumplimiento del pago y la no quita de los días no laborados, por lo que se despejaron las amenazas de paro.

“El pago (por el aumento) terminará en junio. Son tres cuotas. Quedará como fecha tope el 20 de julio para terminar con las vacaciones y parte del aguinaldo”, dijo el secretario general de la UTA, Alfredo Peñaloza. “Estamos por el buen camino, satisfechos en esta parte, no vamos a tomar medidas”, agregó.

El acuerdo también incluyó los tres días de paro que realizaron. El miércoles 6, como cada cuarto día hábil de cada mes, los empresarios tendrán que depositar los haberes a los choferes. Desde la Fetap dijeron que se cancelarán con subsidios que esperan de la Nación, dinero de las empresas y subsidios municipales.

Comentá la nota