Sin financieras y sin sueldos de un peso por descuentos

El Suoem ya no puede operar con códigos de descuento de financieras. También se puso tope a la retención de haberes.

Los ingresos del Suoem por cuota de afiliados dependen de la cantidad de adherentes, pero también del nivel salarial. En ese sentido, el crecimiento constante de la masa salarial municipal le asegura que su recaudación estará casi siempre por encima de la inflación.

Pero en perspectiva histórica, el volumen de fondos que maneja el Suoem se achicó bastante en comparación con lo que ocurría hace una década.

Es asó porque Germán Kammerath en 1999 suprimió los códigos de descuento argumentando que el descontrol era total, ya que había un millar de empleados que cobraban apenas un peso. El resto lo habían cedido a financieras, “bicicleteando” créditos.

Kammerath les refinanció esas deudas a los empleados pero, paradójicamente, ese gesto luego le costó caro: en plena crisis de 2001 dejó de pagarle a los bancos por esos ítems, lo que le valió una causa penal en su contra.

Los códigos de descuentos regresaron durante la gestión de Luis Juez, mientras que Daniel Giacomino los volvió a restringir durante una de sus tantas peleas con el Suoem.

Según se indicó desde la Municipalidad, ahora el sistema está más controlado: no llegan a la veintena los comercios que tienen códigos de descuento autorizados, entre lo que no se contarían financieras. También precisaron que no hay ningún empleado que cobre sumas simbólicas, ya que para descuentos rige el tope del 30 por ciento sobre el total del salario.

Comentá la nota