El fiscal pidió la absolución de Marcelo Guagliardo y Daniel Huth

El fiscal pidió la absolución de Marcelo Guagliardo y Daniel Huth
Decidió no acusar porque no encontró elementos para configurar el delito del que estaban acusados: atentar contra la seguridad pública durante un corte del puente carretero en 2010.
Los dirigentes de ATEN Marcelo Guagliardo y Daniel Huth quedaron ayer a un paso de la absolución en la causa que se abrió por un corte de ruta en 2010. El fiscal Adrián García Lois decidió no acusarlos ya que consideró que no se les podía hacer "un juicio de reproche” y que habían llegado a esa instancia tras "agotar el reclamo institucional". El fallo del juez federal Gustavo Villanueva se conocerá recién el martes.

La causa se abrió por denuncias de la Policía neuquina en relación a una protesta de ATEN realizada el 18 de mayo de 2010 cuando más de mil trabajadores cortaron el puente carretero que une Neuquén con Cipolletti. En ese momento Guagliardo era el secretario general del gremio docente y Huth era vocal por la minoría.

El juicio oral y público se inició a las 15.30 y contó con el testimonio de cuatro policías (uno de ellos retirado) que dieron distintas versiones de lo acontecido en mayo de 2010. Por citar un ejemplo, sólo uno de ellos identificó a Huth y Guagliardo en la protesta. Los otros tres sólo vieron al ex secretario general.

En su alegato, el fiscal enmarcó la causa dentro de un “conflicto social”. Se apoyó en artículos de la Constitución y en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre para definir que la protesta de ATEN fue parte de "un derecho implícito y constitucional". “Cuando viene marcado dentro de un reclamo considerado institucional, como es el derecho a un salario digno, tiene la misma validez y está en igualdad de condiciones que el derecho a la circulación”, declaró tras la audiencia.

García Lois mencionó que el reclamo del sector se había iniciado en febrero y que durante tres meses el gremio no encontró respuestas del Ejecutivo

“En este caso en concreto se lee en los mismos diarios que piden un diálogo y que habían agotado el reclamo institucional. En este caso entiendo que, si bien hay una situación típica y antijurídica, no puedo atribuirle la culpabilidad”, manifestó el magistrado. Además entendió que en la causa había un “estado de necesidad exculpante”, que no exime a Guagliardo y a Huth del daño material o patrimonial “que pueden haber causado, pero sí de la aplicación de la pena”.

Conflictividad social

“Esta definición del fiscal es para entender que algunos actores de la Justicia que entienden la conflictividad social como parte de un elemento que muchas veces no se analiza", afirmó Guagliardo, todavía sumido en los festejos.

Aclaró que el alegato es un mensaje para la clase política y contra la criminalización de la protesta. “Tienen que encontrar soluciones al conflicto social. No pueden seguir judicializando porque si no la política es derrotada. El pedido es claro y el saldo que encontramos es que van a tener que encontrar respuestas porque la Justicia ya les dice que no”, señaló Guagliardo.

Huth, quien a diferencia de Guagliardo se mantiene como dirigente de ATEN en la seccional capital, agradeció el acompañamiento y sostuvo que fue un reclamo del conjunto de los trabajadores. “La causa era para el conjunto de los trabajadores, porque si tocan a uno nos tocan a todos. Un día de respuesta favorable para los trabajadores. Quedó claro que reclamar no es un delito”, concluyó.

Comentá la nota