Los fiscales presionan por un aumento de sueldo y piden más personal

Se reunieron con la vicegobernadora Norma Durango. Con la implementación del nuevo Código Procesal Penal, los fiscales vieron incrementadas sus tareas porque tienen a su cargo toda la investigación de los hechos, algo que antes realizaban los jueces.
Un grupo de fiscales junto al Procurador General, Mario Bongianino se reunieron con la vicegobernadora Norma Durango para plantearle las dificultades que tienen para llevar adelante el servicio de justicia a partir de la implementación del nuevo Código Procesal Penal. Reclaman una equiparación salarial con los jueces y dotar de más personal a las fiscalías.

El radical cambio de paradigma de persecución penal que produjo el nuevo CPP provocó que los fiscales vieran incrementadas sus tareas. Si bien reconocen que en el Poder Judicial hubo un incremento de personal no alcanzaría para garantizar una eficiente tarea.

Durango escuchó los planteos de los funcionarios judiciales. El Poder Judicial no tiene autarquía financiera sino que depende del Ejecutivo.

El planteo de reclamar mejores sueldos y más personal surgió de los propios fiscales, quienes le remitieron una nota a su jefe, el Procurador General. En la misma dicen que “desde la implementación del sistema acusatorio-adversarial se ha incrementado la planta de personal y se han realizado adquisiciones que hacen a mejorar el desenvolvimiento de nuestra función, pero ello no ha logrado optimizar el servicio de justicia y, frecuentemente advertimos circunstancias que se hace necesario modificar a efectos de cumplir acabadamente con nuestros deberes, y asegurar el acceso a la justicia en el fuero penal de todos los justiciables”.

Agregan que ‘sabemos que esta realidad es compartida por Ud. y por otros operadores judiciales, pero a la fecha aún no se ha ejecutado ninguna modificación, en lo que a nuestros ingresos respecta y consideramos que el tiempo transcurrido da muestra del esfuerzo y contracción que hemos impreso a la función, lo que estimamos merece ser reconocido, a través de una remuneración justa y acorde a la tarea efectuada‘.

En la nota que los fiscales le enviaron a Bongianino reclaman que “nuestros salarios son inferiores a funciones que tienen sólo competencia específica y acotada, cuando la nuestra es durante todo el proceso penal, desde el anoticiamiento de un suceso criminal hasta el dictado de sentencia definitiva; no pudiendo dejar de soslayar la actividad que desplegamos en los procesos residuales”.

Los fiscales reclaman al menos una equiparación salarial con lo que perciben los jueces. En la actualidad el salario de un fiscal es aproximadamente un 20% menor al de un juez. El salario básico de un fiscal ronda los 20 mil pesos por mes mientras que el de un juez no llega a los 25 mil.

Comentá la nota