Flores aseguró que estuvo cautivo durante la toma en la sede de UTA

Flores aseguró que estuvo cautivo durante la toma en la sede de UTA

Recibió un amplio apoyo por parte de la conducción nacional del gremio de los choferes de transporte de colectivo. Ayer, el titular del sindicato fue insultado en la rueda que ofreció.

El secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Jorge Flores, aseguró que fue víctima de un secuestro extorsivo, al tiempo que apuntó todos los cañones contra el secretario adjunto Sixto Tactagi, al que responsabilizó como el instigador de la violenta toma de la sede gremial en la jornada del lunes. Lo hizo en el transcurso de una caliente conferencia que ofreció ayer en el local de la calle San Luis, acompañado del secretario de Interior a nivel nacional Jorge Kienner.Kienner expresó su firme apoyo a Flores, manifestó su total desacuerdo con la toma de la sede sindical y descartó la posibilidad que la conducción nacional disponga la intervención de la seccional Salta de la UTA. "Más allá de los problemas internos, de las autocríticas que podemos hacer, creemos que no había ningún motivo para disponer la toma de la sede gremial y mucho menos de producir destrozos de elementos que son patrimonio de los trabajadores", expresó Kienner.La rueda de prensa fue interrumpida en varios pasajes por los familiares de los trabajadores que participaron de la movida del lunes, a las que se sumaron miembros de la actual conducción que están enfrentados a Flores como consecuencia de la feroz interna que existe dentro de la comisión directiva. "Traidor", "ladrón", "delincuente", fueron algunas de las expresiones que se escucharon de boca de un grupo de mujeres. La más ofuscada era Malvina Abregú, esposa del secretario gremial Omar Pereyra, sindicado como uno de los cabecillas del copamiento del gremio. "A mi marido lo apartaron por defender los intereses de los compañeros", dijo."En todo momento estuvimos privados de la libertad", aseguró Flores. Dijo que las otras dos víctimas fueron los secretarios de Cultura y Deportes, Miguel Rasgido, y de Acción Social, Mario López. El dirigente aseguró que fue amenazado de muerte, que pretendieron hacerlo renunciar y que lo golpearon con un palo en la espalda. "Los agresores fueron personas que estaban encapuchadas y tenemos conocimiento de que hubo gente de Orán", señaló. Flores dejó entrever que el grupo que irrumpió en el edificio actuó con el aval de miembros de la comisión directiva del gremio, entre los que citó al secretario adjunto Sixto Tactagi, quien se encontraba en el interior de la sede cuando se produjo la toma. "Mientras nosotros estábamos privados de la libertad, Tactagi podía moverse libremente, lo mismo que otros dos secretarios", indicó en alusión a Carlos Barros y Jorge Banda. Flores confirmó que presentó una formal denuncia contra Tactagi y si bien se excusó de dar a conocer los cargos que le imputa, todo hace suponer que lo sindicaría como el instigador de la toma de secuestro extorsivo.El titular de la UTA manifestó que se siente fortalecido por el apoyo que recibió de la conducción nacional y de las distintas seccionales del interior. "Lo que pasó es obra de un grupo minúsculo y por lo tanto no hay ningún motivo para que yo renuncie", expresó Flores. Respecto a los cuestionamientos que le hicieron de no defender a una cantidad importante de trabajadores despedidos en las empresas de transporte, el dirigente aseguró que esas imputaciones no se ajustan a la verdad. "No es verdad eso de los despidos", dijo. La respuesta de Flores exacerbó los ánimos de las personas que interrumpieron la conferencia. Con este enrarecido clima se retiró del salón en medio de un tumulto y de insultos por parte de tres enar decidas mujeres.

Comentá la nota