Fracasó la negociación con el Gobierno y los gremios amenazan con un paro

Fracasó la negociación con el Gobierno y los gremios amenazan con un paro

Tras reunirse con Tomada, los sindicatos del transporte activarán el jueves un plan de lucha que contemplaría huelgas; exigen un plus salarial de fin de año y cambios en Ganancias

Después de meses de fuego abierto, un representante de la Casa Rosada recibió a una comitiva sindical que no está alineada en la tropa oficialista. Fue todo un gesto, más allá de que no hubo respuestas satisfactorias para los reclamos planteados.

Los dirigentes de los poderosos e influyentes gremios del transporte, quienes reflotaron hace unos días su alianza sectorial a pesar de integrar diferentes CGT, fueron recibidos ayer en el piso 18 del Ministerio de Trabajo por Carlos Tomada y su número dos, Noemí Rial. Del encuentro, que duró casi una hora y media, los gremialistas no se llevaron ninguna definición. Fueron a exigir un plus salarial de $ 4000 por la escalada de la inflación, presionaron por un cambio o por la eliminación del impuesto a las ganancias e impulsaron un proyecto de ley federal para el sector.

"Muchachos, el bono de fin de año se lo tienen que ir a pedir a los empresarios", les dijo Tomada a los nueve dirigentes que fueron en representación de las 30 organizaciones que pronto se anidarán nuevamente bajo las siglas de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). Lo que tal vez desconocía el ministro es que muchos de los gremialistas que estaban en su despacho representan a trabajadores que se desempeñan en empresas estatales.

Tampoco hubo una señal favorable por Ganancias. "El impuesto al trabajo consume el aguinaldo y el esfuerzo de las horas extras", planteó Omar Pérez, el representante de los camioneros de Hugo Moyano. También expusieron su situación los portuarios y los aeronáuticos. Pero la voz cantante fue llevada por Omar Maturano y Juan Carlos Schmid, los dos dirigentes que motorizaron la reunificación de los sindicatos del sector.

Los 30 gremios del transporte definirán pasado mañana un plan de lucha que contemplaría paros sectoriales. Algo de lo que podría resolverse lo anticipó Schmid a la agencia Télam al abandonar el Ministerio de Trabajo. "Seguramente se va a decidir alguna forma de protesta que va a afectar el normal funcionamiento de todos los servicios ferroviarios, aéreos, portuarios, marítimos y de transporte urbano", anunció el portuario, quien integra la CGT de Moyano.

Otros dirigentes prefirieron ser más cautos, aunque nadie es optimista sobre una eventual respuesta del Gobierno a sus reclamos. "No creo que solucionen lo del bono ni Ganancias, pero esperaremos hasta el jueves para resolver qué medidas vamos a tomar", señaló Maturano a LA NACION.

La antesala de un nuevo conflicto incomoda otra vez a Roberto Fernández, el jefe de los colectiveros de la UTA. Su gremio es uno de los más beneficiados con los fondos de Recuperación Productiva (Repro), un plan de contingencia para sostener el empleo que consiste en un auxilio del Estado a las empresas de $ 2000 por cada trabajador.

"Saldrá la medida que la mayoría manifieste. Queremos evitar conflicto, pero si dicen a todo que no algo vamos a tener que hacer. Ya no hay que hablar más nada con el Gobierno, nos tiene que dar una respuesta. Hay que buscar una manera de que el bolsillo del trabajador se alivie un poco a fin de año", dijo Fernández en Radio de la Ciudad.

El mismo día en que los gremios del transporte resuelvan la hoja de ruta de su plan de protestas, la CTA Autónoma, que encabeza el estatal Pablo Micheli, se movilizará a la Plaza de Mayo por reivindicaciones similares. ¿Podrían coincidir en un reclamo en conjunto? "Estamos trabajando para eso, pero diciembre fue siempre un mes sensible", dijo ayer un dirigente de la CGT moyanista que suele hablar con Micheli. Algún bosquejo de esta alternativa podría debatirse hoy en la central que lidera el camionero.

La alianza sectorial de los gremios del transporte empujó a la CGT oficialista a romper con su letargo. Su cúpula se reunirá mañana para avanzar en dos puntos: la posibilidad de que la Presidenta exima del pago de Ganancias el medio aguinaldo y la reunificación de la central de cara a 2015. Mientras tanto, Antonio Caló, su jefe, anudó ayer casi por completo el pago de un plus salarial de $ 3000 para los metalúrgicos..

Comentá la nota