Fracasó la reunión y sigue el paro en el puerto

El Simape rechazó firmar el mismo acuerdo que el SOMU y se profundiza el conflicto. "Pensábamos que nos íbamos a encontrar con otra cosa", dijo el sindicalista Juan Domingo Novero. Hoy a las 10 habrá una asamblea en el gremio.
Las negociaciones para destrabar el conflicto del puerto sumaron ayer un nuevo fracaso: el Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) rechazó firmar un aumento salarial del 22% y anunció que el paro continuará por tiempo indeterminado.

Además, los sindicalistas convocaron para hoy a las 10 a una asamblea donde decidirán si profundizan la medida de fuerza o abren la posibilidad de una nueva instancia de diálogo. "Lamentamos muchísimo que nos hayan hecho viajar para esto. Por teléfono les podríamos haber respondido. Pensábamos que nos íbamos a encontrar con otra cosa", le dijo ayer a la noche a LA CAPITAL, el secretario general del Simape, Juan Domingo Novero.

Los representantes del Simape y de las cámaras empresariales se reunieron ayer a la tarde en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación. Allí, el gremio -que representa a la mayoría de los marineros marplatenses- llegó con la intención de obtener una recomposición salarial del 25% más un básico de 4.000 pesos. Los empresarios habían adelantado que no ofrecerían más del acuerdo que se alcanzó con el SOMU el viernes pasado (22% pagaderos en dos tramos de 11%, el primero retroactivo a abril y el segundo desde octubre).

Con ese panorama, las partes se sentaron a la mesa de negociación. Pero la negociación no existió. "Fuimos convocados para firmar el mismo convenio que el SOMU. Vinimos para eso y no para otra cosa. El gremio no quiso firmar y por eso no hubo ningún acuerdo", aseguró anoche Gabriel Quercia, presidente de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (Caipa). Y aclaró: "Acá nunca se abrió una etapa de negociación. Se puso el acta y había que firmarla".

Según trascendió, la reunión duró tan solo unos minutos y ni siquiera la gestión de la viceministra de Trabajo de la Nación, Noemi Rial, logró generar un avance. "Nos quiso hacer firmar lo mismo que la asamblea ya había rechazado. Nos dijeron que era eso o no había nada. Y ahí se terminó la reunión", contó Novero.

Una vez finalizado el encuentro, los representantes del Simape anunciaron que el paro continuará por tiempo indeterminado y convocaron para hoy a las 10 de la mañana a una asamblea en la sede del gremio para comentarles a los trabajadores el resultado de la reunión y definir los pasos a seguir. "Vamos a hacer lo que nos compañeros nos digan. Si quieren, saldrán o no a trabajar. Y si seguimos con las medidas de fuerza se definirá la manera en que se harán", dijo Novero.

Por su parte, los empresarios también manifestaron su malestar a la salida de la reunión realizada en Capital Federal. "Veníamos con la expectativa de que sea firmada la misma acta del SOMU y nos encontramos con otros temas que no debían ser planteados", sostuvo Quercia.

El conflicto del puerto viene paralizando la actividad hace semanas por la protesta de distintos gremios. Pero alcanzó su máximo pico de tensión en medio de la negociación del Simape cuando el martes pasado fue incendiada la sede de la Cámara de Armadores, ubicada en Alem al 3200. La escalada de violencia debió ser frenada por la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación. Es que en medio del bloqueo a los accesos del puerto, decenas de efectivos de la Gendarmería llegaron a la ciudad. Al mismo tiempo, en el sector interno del puerto, hizo su aparición un grupo especial de Prefectura que también se alineó a la espera de instrucciones.

Los capitanes de pesca ya alertan sobre otro conflicto

Los trabajadores de la Asociación Argentina de Capitanes, Patrones y Pilotos de Pesca ya lanzaron el alerta: no aceptarán la propuesta salarial realizada por los empresarios y advirtieron que los barcos serán retenidos en el puerto.

Ante esta situación, el gremio volverá a reunirse el próximo jueves a las 10 en la sede de la entidad, ubicada en Elcano 3400, donde realizarán una asamblea extraordinaria para analizar la situación. De todas maneras, ya aclararon que llegarán al debate interno con los barcos retenidos sin importar el resultado de las negociaciones de otros gremios. Las cámaras empresariales ya ofrecieron un 22% de aumento, a pagar en dos cuotas de un 11% cada una: la primera retroactiva a abril y la segunda en octubre. Esta propuesta es la misma que acordó el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

A pesar de que los gremialistas adelantaron que rechazarán esta oferta, la pondrán en consideración de los trabajadores en la asamblea extraordinaria. La negativa del sindicato es porque pidieron un 30% sobre el convenio vencido en marzo.

Por otra parte, trascendió que durante la asamblea extraordinaria tambièn serán analizadas las medidas de fuerza realizadas por otros sectores del puerto.

Comentá la nota